García Palacio, Rosa María (Santa Cruz de Medinaceli, el regreso)

Sinopsis_opt

SCM EL REGRESO PORTADA
ENLACE DE COMPRA

Manuel, un afamado escritor decide rehabilitar un antiguo monasterio para evitar que el lugar donde conoció los valores que le hicieron ser lo que es se pierda, para evitar el despoblamiento de una provincia; Alicia regresa del destierro a donde la envió su destino y  después de 27 ambos conocerán el motivo que los separó. Luego juntos Vivirán el Santa Cruz reconstruyendo el monasterio junto a un montón de buenos amigos, pero Amalia que está loca y nada tiene que ver con ellos, se empeñará en vengar su pasado y no dudará en matar a los causantes de la muerte de su madre y de su soledad.

¿Y si os digo que no acaba nada, pero que nada bien?


Biografía_opt

rosaplazamayor

Nací en Madrid allá por el año 1965; sí, soy madrileña y la menor de cinco hermanos, y como tal me crié: fui la niña mimada  de una típica familia media acomodada  que todos los años veraneaba en la Manga del Mar Menor mientras  papá, como tantos, trabaja sin descanso. Porque  luchaba y luchó durante toda su vida para abrirse camino y  para que sus hijos pudieran triunfar  en la vida.

Estudié Relaciones Publicas,  y Crecí en los años de la movida madrileña, la libertar de expresión, de decir y hacer lo que querías pero con educación y respeto, fui el fruto de la explosión  de luz y color que la democracia trajo a este país tras la dictadura; y me alegro por ello, porque creo que somos una generación muy especial.

Siempre me gustó escribir, alguna “no-poesía” (como yo las llamo), cuentos cortos, cosas que se me ocurrían, pero eran míos, nunca se lo mostré a nadie, tampoco nunca hablé de ellos, porque eran mi secreto, eran mis pensamientos, mis sentimientos, mi imaginación. Ellos ayudaron a mitigar un poco la dureza unos unos años muy duros que me tocó vivir, porque aunque hablo por los codos cuando sufro le sonrío al mundo pero  no quiero hablar, quiero silencio, quiero paz.

Un día, de esos tontos que una tiene, se me ocurrió una frase: “A su paso ni una sola huella en la nieve, ni luces encendidas tras las ventanas…” y comencé a escribir, y no pude parar, hasta que puse “fin”, porque ella salía sola de entre los dedos y mi teclado, yo solo trascribía a la velocidad del rayo,  se me rompió una tecla y continué escribiendo. Cuando por fin terminé me quedé vacía.

Leí mi historia y me gustó, pero siguió perteneciendo a “mi secreto”, pero ya no era tal, porque me había robado demasiado tiempo y “ellos me preguntaban”.

Decidí entonces compartirla, al principio con mis seres queridos y mis amigos, luego mientras la corregía, la publiqué por capítulos en internet en algunas páginas gratuitas. Me ha llevado mucho tiempo corregirla, me la sabia de memoria y se me escapaban el exceso de comas (supongo que serian “los paréntesis que mi imaginación necesitaba para tomar aliento y continuar) y miles de acentos que omití al escribirla (escribir tan rápido como te dicta tu imaginación exige de mucha, mucha velocidad, hay que abreviar, estoy segura de que lo entendéis)

En la actualidad y desde hace ya muchos años vivo con mis dos hijos y mi marido en Sigüenza, Guadalajara (España), aquí se vive y se siente diferente, el tiempo es más tiempo y las pasiones no son pasiones son tempestades. El encanto de esta ciudad me dio tiempo y me inspiró; sus paisajes, sus calles están plasmados por los rincones de  esta novela y de mis relatos.

Pero mucho antes de decidir publicar, supongo que para aprovechar los ratitos libres que el trabajo, mis hijos, la casa, la vida y “mis tempos” de soledad  me dejaban y para matar ese gusanillo que me dejó “El regreso” decidí hacerme y publicar  un blog, en el están  mis cuentos y mis historias recientes, porque lo de antes, los de antes son “mi secreto”.

Es difícil hacerse ver en la red, no me quejo, recibo entre 70 y 100 visitas diarias. Ya, ya sé que no es nada, pero lo he dicho,  yo no me quejo, estoy contenta con él. Nadie me conoce, puedo escribir lo que quiera “chillar sin ser oída” y como mis escasos lectores son muy educados nunca he recibido una mala crítica, y lo agradezco. No suelo escribir sobre el amor, aunque algunas cosas hay, soy mujer, y no lo puedo evitar, pero a mí me gusta escribir sobre los problemas reales, cosas de hoy de lo que pasa en el mundo. Las injusticias.

Blog / Twitter / Facebook

Anuncios

2 comentarios en “García Palacio, Rosa María (Santa Cruz de Medinaceli, el regreso)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s