#Entrevista a Miguel Ángel Alonso Pulido

Después de unas vacaciones en la sección de entrevistas de esta comunidad literaria, tenemos el placer de entrevistar al escritor de ciencia-ficción Miguel Ángel Alonso Pulido.

Aquí os dejamos su biografía:

Jpeg
Miguel Ángel Alonso Pulido

Miguel Ángel Alonso Pulido nació en Madrid en 1976, lugar donde ha residido hasta que, recientemente, se ha establecido en Chile. Ejerce de periodista, bloguero y escritor, aunque no siempre en ese orden. En el ámbito periodístico, lleva trabajando en agencias de comunicación y gabinetes de prensa desde el siglo pasado, especializándose en comunicación política, organización de eventos, comunicación de crisis y media management.

Su carrera como escritor arrancó en 2014 con La Cosmonave Perdida. El resultado superó cualquier expectativa y provocó que se lanzara de lleno a la escritura, decisión de la cual jamás se ha arrepentido. Escribe en su blog sobre lo que supone ser un escritor independiente o, como le gusta decir, ser un EEE: Escritor, Editor y Empresario. Comparte reseñas de sus lecturas y artículos de la experiencia que ha ido adquiriendo como escritor, cuyo objetivo es dar soporte a los autores Indie en este arduo trayecto de la auto-publicación. Su blog se ha convertido en un lugar de peregrinaje donde muchos escritores han encontrado el apoyo necesario para mejorar su forma de escribir, publicar y ser leídos.

slider3Sin más, servíos un delicioso café y relajaos; empezamos con la entrevista:

  • Hola, Miguel Ángel. En primer lugar, agradecerte que hayas accedido a participar en esta entrevista.

Muchas gracias a vosotros por invitarme. Es un placer compartir este café con colegas escritores.

  • ¿Cuándo y cómo empezó a aflorar en tu mente el sueño de ser escritor?

Yo creo que desde que empecé a leer quise ser escritor, pero tardé un tiempo en intentarlo. En mi época de instituto y también en la universidad, escribí muchos comienzos de libros pero nunca llegué a terminar ninguno. Cuando me puse a trabajar, lo dejé. Saltamos a 2010 y a mi primer Kindle, el DX (maravilloso aparato que todavía conservo). Con él empiezo a descargarme libros de todo tipo, primero desde amazon.com y luego desde amazon.es. Entre estos hay guías de escritura que voy acumulando y leyendo, incluyendo el genial Write.Publish.Repeat. que devoro en 2013 y me hace retomar el sueño de ser escritor, aunque más como una intención que otra cosa. Luego descubrí a Dean Wesley Smith con una serie en su blog sobre cómo escribió una novela en diez días, que rompe muchos mitos que tenía sobre la escritura y me hace pensar seriamente lo de escribir un libro. Ya a finales de 2013, jugando con un generador de títulos en inglés, me salió “The lost ship”, que fue la chispa de la que nació La cosmonave perdida. Empecé la novela casi como un juego, y a mi entonces prometida y ahora mujer le iba gustando lo que leía, así que seguí escribiendo hasta que un día de enero de 2014 escribí las últimas palabras: “por fin podía descansar”. Lo había conseguido, había terminado mi primer libro y me sentía invencible. Entonces decidí publicarlo, y de ahí en adelante ya es historia, que he ido contando en mi blog.

  • Sabemos que eres un lector empedernido de ciencia ficción. ¿Quiénes son los autores que te inspiran para escribir?

Soy un fan confeso e insaciable de la edad de oro de la CF y de los tres grandes: Asimov, Heinlein y Clarke. Leo muchas más cosas en otras épocas de CF y en otros géneros, soy bastante omnívoro, pero siempre termino volviendo a esos tres. Creo que hay algo de ellos en lo que escribo, además de algunos homenajes nada disimulados (como Valentine Heinlein). Intento plasmar ese sentido de la maravilla que experimentaba al leerlos de chico, y hay veces que hasta lo consigo, o eso me dicen los lectores.

  • Describe cómo es tu santuario de escritura y si de vez en cuando cambias de lugar en busca de las musas.

No hay mucho santuario, solo mi portátil y yo. El lugar para escribir me da lo mismo, y en mi casa alterno entre el dormitorio y el salón, dependiendo de dónde haya más soledad. Solo puedo concentrarme para escribir ficción si estoy solo; para cualquier otra cosa no tengo problema. Mi mujer ha aprendido poco a poco a aceptarlo y que no la amo menos por no estar a su lado, pero es que los libros no se escriben solos. Y a las musas no se las busca, vienen solas; el truco está en que para que vengan tienen que verte trabajando.

  • ¿Cómo lo haces para trazar las historias de tus novelas?

Os voy a revelar un secreto que igual sorprende a algunos. Las novelas que he publicado hasta ahora las he escrito a ciegas. Abro Scrivener y comienzo a escribir sin saber realmente qué voy a encontrarme ese día. Como mucho, hago algunos párrafos de escritura libre en los que me cuento a mí mismo qué quiero escribir y luego lo escribo. Unas veces sigo esos párrafos y otras sale algo totalmente distinto y que nunca me hubiera imaginado. Es un método genial y aterrador al mismo tiempo, pero me ha funcionado hasta ahora.

Cuando me encuentro ante historias más ambiciosas y que han escapado a mi control, como el último libro de mi trilogía de La Amenaza Treyana, tengo un esbozo más completo de la historia completa, que voy ampliando según escribo. La regla que he adoptado es que el esbozo es solo una guía para orientarme, pero lo que escribo cada día es lo que queda, así que cada cierto tiempo, reelaboro ese esbozo para adecuarlo a lo que he escrito.

  • ¿Te importaría compartir con nosotros algún fragmento de alguna de tus novelas al que le tengas especial devoción?

Más que un fragmento son un par de elementos que demuestran que el que menos manda sobre sus libros es el escritor. En primer lugar, quería destacaros el Tubo, la estación espacial donde transcurre parte de la acción de La Amenaza Treyana. Aunque no os lo creáis, esa estación no estaba planeada; la creé porque necesitaba un lugar donde separar a dos de mis protagonistas y adquirió identidad propia muy rápidamente, dando lugar a uno de las partes de Traición en el Gran Consejo que más han gustado a los lectores, cuando Chaka Gutionov escapa de esa estación. ¡Ni que decir tiene que tuve que reelaborar bastante el esbozo de la historia!

El otro elemento que quería destacar es el personaje de Tenok Pol, de La Cosmonave Perdida. Todos los que han leído el libro me han comentado lo mucho que les gusta ese personaje, cuando para mí es un secundario más. Me cae bien y aparece de nuevo en mi próximo libro, Prisioneros del Futuro, pero jamás pensé que iba a gustar tanto a la gente. Gracias a Tenok, aprendí la lección de que cuando publicas un libro, deja de ser tuyo y pasa a ser de los lectores, por mucho que te pese. Y eso también me sirvió para aprender a poner distancia entre mis creaciones y yo, otra lección muy valiosa.

  • ¿Alguna vez te has planteado escribir otro género que no sea la ciencia ficción?

Sí, y quiero hacerlo en el futuro aunque antes tengo que terminar Prisioneros. Tengo proyectada otra serie de fantasía urbana que tengo unas ganas locas de empezar, y dentro de la no ficción, tengo pendiente la edición en libro digital e impreso de Cómo autopublicar tu libro. Si la Fuerza me acompaña, en 2017 saldrán adelante ambos proyectos, entre otros que todavía no puedo desvelar.

  • ¿Qué te motivó a crear un blog para escritores?

Algo tan sencillo como tener un lugar para contar mis batallitas y hablar de lo que me dé la gana. Llevo escribiendo blogs desde 2005 y aunque exige mucho, es algo que engancha. Además, ahora estoy muy cómodo con mi bitácora y creo que me he hecho un hueco hablando de aspectos de la publicación independiente que nadie más trata. Hay muchos blogs que te darán consejos para crear personajes memorables, pero solo yo te cuento cómo puedes diseñar tu estrategia de precios, por ejemplo.

  • En internet se habla mucho de la “marca personal”, ¿sabrías explicarnos qué es exactamente? ¿Piensas que en tu blog has trabajado esa “marca personal”?

De marca personal se habla mucho en la red y fuera de ella, pero muchas veces con conceptos equivocados. La mejor forma de describirla es como la huella que dejas en los demás, que no es ni buena ni mala igual que tú no eres ni bueno ni malo. Simplemente, es cómo te perciben los demás. Para trabajar tu marca personal debes comprender eso y que todo lo que haces o escribes influye en esa huella.

Por ejemplo, mis balances mensuales. A mucha gente le llaman la atención por el tema de contar las palabras que escribo cada mes. A algunos les producen rechazo porque piensan que la creatividad no se puede cuantificar; a otros les producen curiosidad y quieren ver como evolucionan esas cifras porque así se sienten partícipes de mi carrera mes a mes. Esos dos efectos me interesan porque así me aseguro de que se produce una selección natural por la que me seguirá gente afín a mis ideas; por eso, entre otras muchas razones, sigo haciendo esos balances aunque a algunos les parezcan una tontería. En ese sentido mi marca personal, o la huella que dejo en otros, es muy clara y no induce a equívocos.

  • El hecho de trabajar como periodista ¿te ha ayudado a caracterizar mejor a tus personajes de novela?

Quizá más que a caracterizar a los personajes me ha enseñado la economía del lenguaje. En una nota de prensa o un artículo de periódico, tienes un espacio limitado y no puedes perder el tiempo en introducciones innecesarias. Tienes que ir al grano y contar lo que tienes que contar con el mínimo adorno posible. Eso lo intento trasladar a mis novelas, y por eso no me extiendo en descripciones o introduzco subtramas que no aportan nada. En cuanto a los personajes, la mejor caracterización que conozco es asignarles un actor para poder visualizarlos. Entonces es cuando realmente cobran vida para mí y paso de escribir sobre ellos a narrar lo que hacen y dicen.

  • Una buena técnica que utilizan también otros escritores. ¿Podrías darnos algún ejemplo de tus actores/personajes?

Pues mira, Chaka Gutionov, por ejemplo, es interpretado en mi cabeza por Will Smith. Si algún productor quiere hacer la película de La Cosmonave Perdida, ya sabe por dónde tiene que ir en el casting.

  • El hábito hace al monje, como se suele decir, pero ¿qué es el estilo del escritor?

¡Esa es una buena pregunta para un profesor de literatura, no para mí! Desde mi punto de vista, el estilo de un escritor es la forma en la que uno escribe. Puede ser más o menos recargada o acelerada, y con el tiempo va cambiando a medida que el escritor adquiere más experiencia. Luego está otro aspecto diferente que es la voz del escritor. Por voz del escritor me refiero a la forma inconfundible en la que uno escribe, que es exclusiva y propia de cada escritor. Con trabajo y esfuerzo, puedes cambiar y mejorar tu estilo, pero jamás podrás cambiar tu voz. Y estoy totalmente de acuerdo en que en la escritura el hábito hace el monje, solo cuando escribes puedes considerarte escritor.

  • Si un autor novel que acaba de arrancar como escritor quiere tener su propio blog ¿qué crees que debería compartir en esa plataforma para darse a conocer?

En pocas palabras, lo que le dé la gana. Si eres un escritor novel con un blog recién empezado, te van a leer tus amigos y poco más, así que aprovecha que nadie te lee para experimentar y escribir sin temor, explorando las posibilidades de este formato. Si haces lo mismo que hace todo el mundo, no habrá ninguna razón para te elijan a ti. Busca un enfoque que sea original y con el que estés cómodo, y adelante. Ah, y no te obsesiones con las visitas y las páginas vistas, preocúpate de encontrar tu propio camino antes de invitar a otros a caminar junto a ti por él.

  • A menudo oímos decir que el marketing es muy importante para publicar, a veces parece que incluso más importante que la propia publicación. ¿Qué opinión te merece al respecto?

Hay un criterio muy sencillo que vale para todo escritor, sin importar si tiene un libro publicado o una docena: la escritura va primero. De nada te sirven todos los esfuerzos de marketing del mundo si luego solo tienes un libro a la venta y tardas dos años en publicar el siguiente. Tienes que construir tu catálogo como autor y eso tiene prioridad sobre el marketing. Cuando tengas varios títulos disponibles para la venta podrás empezar a preocuparte de eso; hasta entonces (y después también), la escritura va primero. Siempre. Si no cumples con esa condición no te llames escritor, eres otra cosa.

  • Ahora hay mucho “profesor” queriendo ganar dinero a base de enseñar a los noveles técnicas de escritura. ¿Qué opinas de estos cursos? ¿Tú mismo pagarías para aprender?

A ver cómo lo digo para que no me salten a la yugular… Estoy dispuesto a pagar por ese tipo de cursos solo si se cumplen dos condiciones: que pueda permitírmelo y que quien da ese curso esté de verdad por delante de mí en el camino del escritor. En otras palabras, no me apuntaría a un curso impartido por alguien con menos libros publicados que yo, porque dudo mucho que pueda enseñarme nada que yo no haya sufrido ya en mis carnes.

Puede que en algunos casos me equivoque, pero el criterio de los libros publicados me parece una forma muy honesta de comprobar las credenciales de alguien que quiere enseñarte a escribir y creo que todo escritor novel debería aplicarlo antes de apuntarse a cualquier curso, sea de técnicas de escritura o de marketing para escritores. Dado que hoy día cualquiera puede enseñar, es mejor que compruebes antes que realmente sabe de lo que habla.

  • ¿Por qué te decidiste por la auto-publicación en vez de buscar una editorial tradicional?

Ni siquiera me planteé el buscar una editorial tradicional. Conozco algo el mundillo por mi profesión y sé cómo son los porcentajes de un autor publicador por una editorial frente a los porcentajes que ofrece Amazon y otras plataformas de auto-publicación. No hay color, sencillamente. Además del aspecto económico, las ventajas de la autopublicación como el control total sobre todo el proceso de edición de tu libro, la publicación inmediata sin tener que encontrar tu hueco en un plan editorial y la información de ventas en tiempo real, eclipsan en mi opinión la única ventaja que tiene la publicación tradicional, que es la distribución física en librerías. Si tu sueño es que tu libro esté en todas las estanterías, entonces te toca pasar por el aro y ceder muchos derechos sobre tu criatura literaria; si tu sueño es que te lean y poder vivir de lo que escribes, hoy por hoy la autopublicación es tu mejor opción.

  • Muchos sabemos que eres un amante del programa de escritura Scrivener, ¿podrías contarnos las ventajas que tiene respecto a Word?

No caben todas la ventajas en esta entrevista, así que me voy a limitar a una, que precisamente es uno de los aspectos que más escritores noveles desconocen: la compilación de tu libro. De verdad, cada vez que leo en algún blog un tutorial sobre cómo pasar de Word a Epub, me dan ganas de tirarme de los pocos pelos que me quedan. La cantidad de trabajo necesaria para obtener un Epub decente de un Word, aunque lo trabajes bien desde el principio, es mucho mayor que la que necesitas en Scrivener, donde solo tienes que dar a compilar, configurar las opciones, y listo. Cinco minutos frente a varias horas para obtener un epub funcional, es que no puede ni compararse. Y podría seguir citando más ventajas, pero para eso estoy haciendo un Manual de Scrivener en mi web, así que los que quieran saber más de Scrivener ya saben dónde tienen que ir.

  • ¿Qué consejos le darías a una persona que se está iniciando en la escritura?

Le diría que se buscara otro trabajo más sencillo y lucrativo pero como no creo que me haga caso, le diría que cumpla las reglas de Heinlein. Son cinco, así que son fáciles de recordar: 1) Escribe. 2) Acaba lo que escribes. 3) No reescribas salvo por exigencia editorial. 4) Pon tu trabajo en el mercado. 5) Mantén tu trabajo en el mercado hasta que se venda. No he encontrado una síntesis mejor de lo que necesita un escritor para triunfar. Pueden parecer sencillas y evidentes, y lo son, pero son unas reglas duras, muy duras de cumplir. Por eso hay tan pocos escritores profesionales y tantos aspirantes (yo incluido).

  • Terminamos ya la entrevista, así que si quieres añadir algo más, te cedemos la palabra.

Quería agradeceros la oportunidad de dirigirme a los miembros del LLEC. Es un grupo muy nuevo todavía, pero me parece que es de los más vibrantes que puedes encontrar en español, además de que hay mucha buena gente en él. No lo digo por quedar bien, es lo que pienso de verdad; aunque no intervengo mucho en el grupo, me gusta pasarme cada día para ver qué se cuece, que casi siempre son debates interesantes.

Y también quiero daros las gracias por pensar en mí para la entrevista. Después de que por aquí hayan pasado gente como Blanca Miosi o Enrique Laso, es un honor, máxime cuando todavía estoy empezando en esto y me queda mucho por aprender.

  • Muchas gracias por regalarnos un poco de tu tiempo. Ha resultado un placer entrevistarte.

El placer ha sido mío.

Ahora, para quienes quieran sumergirse en las apasionantes novelas de ciencia ficción de Miguel Ángel, os dejamos todos sus libros en Amazon. Solo tenéis que pulsar encima de esta imagen:

banner

Anuncios

5 comentarios en “#Entrevista a Miguel Ángel Alonso Pulido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s