RETO LLEC #retopalabros

Este ha sido el resultado del nuevo Reto LLEC, en el que yo (David Lorén) he hecho de maestro de ceremonias.

Con el hashtag #retopalabros, el ganador es Samir Dabian Guerra.

El reto consistía en elegir tres palabras raras preferidas, y en segunda instancia redactar un microrrelato con ellas, en el que un excéntrico forense describía la escena de un crimen (cumpliendo algunos requisitos).

Sin duda alguna, el relato de Samir fue elegido como el mejor por todos los participantes, y con razón.

MICRORRELATO #RETOPALABROS por Samir Dabian Guerra

El cadáver yacía desnudo en posición genopectoral, todavía con la silla atada a su espalda; una mancha carmesí, que se extendía desde la cabeza, evidenciaba que se había desangrado en aquella molesta postura.
La inspectora Sánchez hizo una mueca ante la escena y se giró hacia el veterano y estrafalario forense. Ortega, famoso por su verborrea intelectual y su incapacidad para mostrar el más mínimo atisbo de empatía, comenzó su peronata sin ni siquiera saludar a la investigadora.
-La causa del fallecimiento es shock hipovolémico. Una punción en la arteria carótida hizo que se desangrara hasta la muerte. Además, su cuerpo está repleto de heridas producidas por múltiples objetos.
-Pobre hombre –se lamentó la inspectora.
-Au contraire. Gozó cada segundo de tortura.
-¡Por Dios, Ortega! Está usted enfermo.
-No TERGIVERSE mis palabras, inspectora. Mire el ALDABÓN que cuelga de sus genitales.
Al dar la vuelta al cuerpo vieron un incontable número de piercings, entre ellos una enorme argolla en sus testículos.
-Su víctima –continuó Ortega- era masoquista: disfrutaba con el dolor. Numerosas heridas superficiales laceran su cuerpo, muchas de ellas ya cicatrizadas. No nos encontramos ante el escenario de un crimen, sino ante un encuentro de índole sexual voluntario.
-Pero ¿por qué su amante le acabó asesinando?
-Un desafortunado accidente. Estaba sentado, disfrutando del dolor. Lo típico: unas bofetadas, unas pocas punciones, tracción de los aros de los pezones y del aldabón testicular… Después pasaron a la fusta. La tiene usted a su derecha. Cada tira de cuero acaba en una punta metálica. Comienza el juego. La pasión arde y la pareja cada vez golpea con más ímpetu. No se percata de que una de las puntas se ha partido y arrea a la víctima con tan mala suerte que perfora su carótida. Al retirar la fusta, la sangre mana libre como una fuente. El autor de la herida se asusta y se retira. La víctima aulla de dolor y de placer y eyacula, pero se da cuenta de lo que sucede. Intenta desatarse, pero no puede. En su esfuerzo cae de la silla. La gravedad hace el resto del trabajo.
La inspectora corrió a una esquina para poder vaciar el estómago ante la descripción del forense.
-¡Qué poca RESILIENCIA! –lamentó Ortega.

¡Felicidades Samir! Y atentos todos al próximo reto, que se propondrá cuando menos lo esperéis.

David Lorén Bielsa

Anuncios

Un comentario en “RETO LLEC #retopalabros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.