Mary Shelley, la madre del monstruo más humano de la literatura

“No creo que se pueda detener lo que uno configura en su vida, y mucho menos cuando está predestinado a ello.” (Frankenstein)

La razón por la que hoy voy a hablaros de esta autora, considerada como la precursora de la ciencia ficción por su conocida obra Frankenstein, tiene algo que ver con esta cita con la que he decidido abrir la sección. Es decir, hoy si hubiese seguido el guión que Noemí y yo establecimos os estaría presentando a otro maestro de su género. Pero como todos ya habréis experimentado la lectura nos cambia, nos hace pensar, sentir y plantearnos ciertas cuestiones, las cuales sentimos la necesidad  resolver. Así fue cómo mientras leía Frankenstein, entré en una atmósfera tétrica y morbosa que me llevó a querer investigar sobre el tipo de mente que la creó.

Pues bien, ¿por dónde empezar? Si nos adentramos en la mente de su célebre escritora, y la observamos desde su infancia hasta su muerte comprenderemos qué fue lo que la llevó a escribir este clásico de la literatura de la ciencia ficción.

Empecemos…

Mary Wollstonecraft Shelley (1797-1851)

Nos remontamos  al 30 de agosto de 1797 en la ciudad de Londres. Lugar donde nació Mary Godwin, primera hija del filósofo político William Godwin y segunda de la filósofa feminista Mary Wollstonecraft.

Viniendo de una familia tan erudita cabría imaginar que tuviese todas las posibilidades de formar parte de esa pequeña aristocracia denominada de alta cuna. Sin embargo, Mary más que con estrella nació estrellada. A los 11 días de su nacimiento su madre falleció dejando huérfanas tanto a su hermanastra mayor, Fanny Imlay, como a ella. La vida no empezó para la pequeña Mary con buen pie.

“Estamos ligados por vínculos tenues a la prosperidad o a la ruina”.

Más adelante, Godwin viéndose incapaz de criar solo a sus dos hijas, se casó con Mary Jane Clairmont, una mujer que ya tenía dos hijos: Charles y Claire.

Desde su ventana la pequeña Mary tenía unas lóbregas vistas. Nada más asomarse podía ver las tumbas y muertos que, en aquella época, los ladrones de tumbas exhumaban para proveer material de investigación a los médicos. Una situación muy similar a la que el joven Víctor Franskentein vivió en su vida literaria, y gracias a la cual se favoreció de pedazos de cadáveres para cumplir ese sueño que más adelante se convertiría en su mayor pesadilla.

Según he descubierto en mi afanada búsqueda de información, su lugar favorito de niña era el cementerio de St. Pancras, donde se hallaba enterrada su madre. Lugar en el que pasaba las horas y donde aprendió a leer, es decir su cuna literaria. Se podría entender que para una niña tan pequeña el hecho de crecer en un lugar tan lúgubre le marcase para toda su vida, pero la verdad es que esta no fue la única experiencia con la muerte que padeció Mary.

Pero a pesar de toda esta niebla de horror que abrigaba con heladores trajes a la pequeña, Mary fue instruida del mismo moda que en aquella época lo hacían los niños. Tuvo tutor, institutriz y se leía todos los libros que su padre le proporcionaba. Sin embargo, la relación paterno-filial fue complicada. Pues al parecer era un padre autoritario, con unos ideales políticos muy firmes y contrarios a los de su hija. Su padre la describió a los 15 años como:

“Una chica singularmente valiente, un tanto imperiosa y de mente abierta. Sus ansias de conocimiento son enormes, y su perseverancia en todo lo que hace es casi invencible.”

Un día mientras Mary disfrutaba de la soledad que el cementerio le ofrecía, conoció a Percy Bysshe Shelley, un poeta romántico y filósofo, fiel seguidor político de su padre. El joven de 22 años, que a sus espaldas ya arrastraba un matrimonio con Harriet Shelley, y Mary, de 17 años, se enamoraron en aquel siniestro para unos y santo para otros, lugar y se marcharon secretamente, huyendo de la firme oposición  de su padre con respecto a dicha relación sentimental, acompañados de la hermanastra de Mary, Claire Clairmont.

De alma nómada ambos, acompañados por la joven Claire, no se quedaban mucho tiempo en un mismo lugar. Viajaron a Francia, Suiza, Alemania y Holanda, pero, al cabo de un tiempo, la falta de dinero les obligó a regresar a Londres. Durante su viaje escribieron un diario que más adelante Mary publicaría con el título: Historia de una excursión de seis semanas.

A lo largo de dicho viaje, mientras disfrutaban del suave balanceo de las aguas que sostenían el barco, Mary quedó embarazada. Pero el destino, intervino antes siquiera de que nuestra joven autora saborease la sensación de ser madre. Y su sueño se vio truncado cuando la pequeña, nacida prematura, murió al poco de nacer.

“(…) Por el momento ya he dejado de ser madre.”

Tras esta terrible perdida Mary cayó en una profunda depresión. De la cual tan solo consiguió salir al saberse de nuevo embarazada. Percy y ella se casaron a finales de 1816.

Fue justo en el verano de este mismo año, cuando mientras la pareja se hallaba de vacaciones en Suiza con unos amigos, nació el germen de Frankenstein, gracias a un juego de relatos de terror que los amigos decidieron hacer para pasar el rato. Más adelante gracias a un sueño de Mary dicho germen evolucionó hasta convertirse en la novela que hoy conocemos.

“Vi, con los ojos cerrados pero con una nítida imagen mental, al pálido estudiante de artes impías, de rodillas junto al objeto que había armado. Vi al horrible fantasma de un hombre extendido y que luego, tras la obra de algún motor poderoso, éste cobraba vida, y se ponía de pie con un movimiento tenso y poco natural. Debía ser terrible; dado que sería inmensamente espantoso el efecto de cualquier esfuerzo humano para simular el extraordinario mecanismo del Creador del mundo.”

Pero cuando las aguas parecían haberse calmado la muerte volvió a llamar a la puerta de Mary.  La exmujer de su ahora marido, Harriet Shelley, se suicidó y ese segundo hijo que con tanto amor esperaba, falleció. La suerte tampoco acompañó al tercero. Y cuando de nuevo, tras una ráfaga de constantes depresiones, volvió a quedarse embarazada de su cuarto hijo, su marido murió ahogado en un barco.

“Me equivoqué en una sola cosa: todas las desgracias que imaginaba y temía no llegaban ni a la centésima parte de la angustia que el destino me tenía reservada.” (Frankenstein)

Ella y su hijo se vieron solos, y la escritora como única forma de acallar su dolor se centró en su carrera literaria y en la educación de su único hijo, Percy Florence Shelley.

“Nada contribuye tanto a tranquilizar la mente como el poseer un propósito en el que el alma pueda fijar sus ansias.” (Frankenstein)

A partir de entonces los problemas económicos y de salud se convirtieron en el pan de cada día para madre e hijo que permanecieron juntos hasta la muerte de la escritora, un 1 de febrero de 1851, con 53 años de edad.

“Creo que puedo mantenerme a mí misma, y hay algo inspirador en la idea”, dijo Shelley.

Una vida como habréis podido ver agitada, que solo la muerte consiguió calmar y unir, pues los investigadores encontraron restos de cabellos de todos sus hijos fallecidos y el corazón de su marido envuelto en una poesía de este: “Adonais”, enterrados junto a ella, en su tumba.

“Su vida se extinguió dulcemente, sin que la muerte pudiera borrar de su rostro la expresión del amor que sentía por todos nosotros.” (Frankenstein)

 

Su novela más conocida fue Frankenstein, publicada en 1818, cuando Mary tan solo tenía 19 años. Se considera todo un clásico dentro del género de la novela gótica y el primer texto de ciencia ficción de la literatura. En ella se tratan temas como la moral científica y la creación y destrucción de la vida.

Quizás muchos de vosotros, debido a las películas y obras de teatro que se han realizado, hayáis confundido al monstruo con su creador: Víctor Frankenstein, un joven, ambicioso y amante de la ciencia, cuya obsesión por invertir el proceso de la vida a la muerte, lo llevó a cometer el mayor error de su vida. Un moderno Prometeo, subtitulo con el que han sido editadas algunas ediciones de Franskenstein, con una aspiración contrapuesta a la armonía de la creación, que desequilibraba la vida, por la cual fue castigado y condenado a padecer un sufrimiento atroz hasta su muerte.

“La invención, hay que admitirlo humildemente, no consiste en crear del vacío. En primer lugar hay que contar con los materiales; puede darse forma a oscuras sustancias amorfas, pero no se puede dar el ser a la sustancia misma”. (Inicio de Frankenstein)

Si analizamos con profundidad el personaje, padre del monstruo, Víctor observamos ciertas similitudes con el mito de Narciso, cuyo triunfo no le permitió ver las consecuencias de sus acciones achacándoselas al destino. Un padre que fracasó en su crianza, y que quizás por el hecho de ser un personaje masculino, dado las inclinaciones feministas de Mary Shelley, no supo ofrecerle más que odio y violencia a su creación.

Entonces, ¿cómo se llama el monstruo? Carece de nombre, en la obra original y en sus adaptaciones, se le conoce como: bestia, criatura, engendro o monstruo. Pero podríamos pensar que con la falta de nombre, el propósito de su autora era darle mayor aire de desamparo, orfandad y rechazo.

La ideología feminista de Shelley también se ve reflejada en sus obras pues en la mayoría de casos describe a sus protagonistas masculinos como compulsivos y sedientos de sangre ofreciendo un mayor contraste a la razón y sensibilidad que representa la figura femenina.

“No deseo que las mujeres tengan más poder que los hombres, sino que tengan más poder sobre sí mismas”.

Con respecto a este tema también vemos, que la mayoría de figuras femeninas que aparecen en la novela, mueren. No consiguen, por así decirlo, vencer a la violencia, al mal. De hecho la única novela donde triunfa la heroína es la última que publicó Shelley: Falkner. Quizás fruto de la fuerza que por aquel entonces empezaba a tomar el papel de la mujer.

En cuanto al estilo, observamos que Frankenstein exhibe varios recursos literarios similares a los de la novela de William Godwin, su padre, cuya forma para explorar las relaciones contradictorias entre el individuo y la sociedad es similar a la de Rosseau.

A parte de esta conocida obra y de la ya mencionada “Historia de una excursión de seis semanas”, la autora publicó:

Valperga

Novela histórica sobre la política y el amor, publicada en 1823.

 

El último hombre

Novela apocalíptica de ciencia ficción publicada en 1826.

 

La suerte de Perkin Warbeck

Novela histórica basada en Ricardo de Shrewsbury, publicada en 1830.

 

Lodore

Novela cuyos personajes femeninos son los protagonistas, publicada en 1835.

 

Mathilda

Novela que debido a los temas que trata, incesto y suicidio, no pudo ser publicada hasta 1959.

 

Falkner

Última obra de la autora y única novela cuya heroína sale triunfante.

 

Después de este extenso recorrido por la vida y obras de esta desdichada escritora, espero haber podido saciar esa curiosidad que imagino que tuvieron todos los lectores de Frankentein con respeto a su autora.

Por último, aclarar que Frankenstein no es una obra autobiográfica, pero es cierto que de esta podemos extraer, como ya he demostrado, muchos pasajes que guardan una estrecha relación con los sentimientos que durante su escritura atormentaban a su autora.

Anuncios

#RESEÑA DE Origen DE ALBERTO MUÑOZ DURÁN

Malvado

Sr. Malvado (José Luis Prieto)

Hace unas pocas semanas en esta misma sección nos preguntábamos: ¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos? Y ¿Adónde vamos? Hoy vamos a hablar del origen de nuestra especie.

<<¿Qué pasaría si lo que conocemos, lo que hemos aprendido, lo que hemos sentido o captado a lo largo de la historia pasara a dar un giro de 180 grados?>>.

Esta reflexión la encontraréis en Origen, la novela que hoy centra mi interés. Lo que es incuestionable es, que el hombre es un ser insaciablemente curioso. No se detendrá ante nada ni nadie y eso queda patente en Origen. De las muchas reflexiones que Alberto Muñoz Durán nos deja a lo largo del libro, hay una que quiero destacar por encima de todas:

<<…cada género necesita millones de años para que tengan una evolución estructurada, tanto física como mental, sin embargo, el ser humano parece ser que es el único que se ha saltado, así como si nada, un montón de años seguidos, y eso creo que es incoherente>>.

Como Historiador que soy, podría contradecir estas palabras, pero soy incapaz de hacerlo. No es lo mismo lo que a uno le han inculcado, a lo que piensa en realidad.
Dejando a un lado lo que es o no verdad, Origen nos llevará irremediablemente a otro gran libro: Viaje al centro de la Tierra de Julio Verne. No se trata de hacer una comparación entre una novela y otra. Lo que Origen plantea es una historia distinta partiendo del mismo principio: “tal vez hemos estado mirando demasiado tiempo a las estrellas y no hacía el interior de nuestro planeta”.
Después de haber leído el libro, la primera pregunta que debía hacer a su autor era obvia:

—Alberto. ¿Eres un reptiliano?

ALBERTO MUÑOZ DURÁN

received_811656752369503

ALBERTO MUÑOZ DURÁN

Después de varias entrevistas realizadas es justo decir que la realizada a Alberto Muñoz Durán se nos fue de las manos desde el principio. Eso no impidió que no cumpliera con mi objetivo, conocer un poco mejor a su autor y hablar de sus distintos proyectos literarios.
Otra diferencia respecto a los autores que ya han pasado por la sección, es que nuestro primer contacto fue cuando le dije que iba a reseñar una de sus novelas. La conexión fue inmediata y eso ha facilitado mucho mi labor, aunque la conversación fue tan extensa que tuvo que ser realizada en dos días y no uno como acostumbro hacer. En mi memoria tengo gravado las confidencias que no puedo reproducir y lo distendida de nuestra conversación.
En mi defensa diré, que en esos días estaba terminando el borrador de uno de los dos proyectos literarios que verán la luz este año y puede que estuviera poseído por el protagonista de esa futura novela. Si partimos de la base de que sólo los niños, los borrachos y los locos dicen la verdad, la entrevista fue una completa locura. Desde aquí un saludo a todos esos locos, perturbados y tarados como yo, que disfrutan con este mundo de la literatura indie.
Alberto Muñoz Durán no nació en San Fernando (Cádiz) o como les gusta a decir a los de allí, los de la isla, en el año 1981. Aquí pasamos hablar de comidas y la charla no se remontó hasta pasados unos cuantos minutos. Nuestro autor de hoy es podólogo, pero no fue de pies de lo que hablamos sino de libros.
Alberto empezó a escribir en su época universitaria, pero fue mucho después cuando decidió adentrarse en ese mundo. Su apoyo incondicional ha sido siempre su mujer, que le empujó a animarlo e intentarlo. En ese instante las dudas me entraron, pues no sabía si estaba hablando de él o de mí. Las dudas sobre si era o no un reptiliano se disiparon de golpe.
El nombre de Julio Verne vuelve aparecer entre sus referentes literarios, pero también lo son figuras como Tolkien, Bradbury y Asimov. Aquí nuestra conversación nos llevó a hablar de otros libros de fantasía y yo le confesé mi opinión sobre el libro de fantasía que jamás será igualado por ningún autor: La Biblia.
Antes de escribir Origen, Alberto dio forma a otra historia que lleva por titulo El Don (novela por la que ya le tenía fichado, pero algo en mi interior me empujó a decantarme por su segundo proyecto). En El Don (su opera prima) nos narra la historia de una serie de personajes con cualidades increíbles y sobrehumanas, lo que llevó al autor a pensar cuál sería el don más importante y cotizado de la humanidad.
La semana pasada terminaba mi reseña con una frase muy inquietante: “Todos guardamos algún secreto”, yo también. Nada más terminar de leer Origen me puse con la lectura de El Don. Alberto me dijo que en este libro iba a conocer lo que él pensaba sobre la figura de Jesucristo y eso me intrigó todavía más (que sea un ateo declarado no quiere decir que no me interese conocer su opinión sobre una de las figuras más importantes de la humanidad o debería decir personaje de ficción). Lo que es evidente, es que los caminos del Sr Malvado y Alberto Muñoz Durán no van a separarse con esta reseña, ambos volverán a cruzarse en un futuro.
Antes de entrar a valorar Origen, Alberto me habló también de su tercer proyecto literario: Réprobo. En este tercer libro el autor cambia de registro. Pasamos de la Ciencia Ficción de sus dos primeras novelas, a un thriller paranormal. Réprobo narra la historia de Dereck Black, un niño nacido en un pueblo abandonado de Montana, con la cruz invertida de una maldición. La lucha entre el bien y el mal, entre la luz y la oscuridad. No necesitó más palabras para convencerme. Otro que caerá y es que ya pienso que voy a necesitar más de una vida para leer todos los libros que tengo acumulados.
Ahora es el turno de diseccionar Origen.

 

ORIGEN

La primera pregunta no la voy a trascribir por lo estúpida que me parece la rima, pero si la contestación por parte de su autor: “Origen nació el día que dejé de mirar el cielo. El día que intenté buscar otro sentido, otra hipótesis a nuestra existencia. Si los extraterrestres no venían a contarme ese secreto, quizás es porque este podría estar dentro de nosotros mismos. Con ello descubrí la teoría de la Tierra hueca y me dejé contagiar por ella”.
A raíz de ese comentario nuestra conversación volvió a irse por otros derroteros. La figura de Julio Verne volvió a subir a la palestra, pero no fue la única. La mención a Dan Brown fue inevitable y ya van varias veces en esta sección.
Si alguien quiere ver en Origen una adaptación contemporánea de Viaje al centro de la Tierra, ya os voy diciendo que no lo es. La historia de Alberto y la de Verne pueden tener un mismo punto de partida, pero sus caminos son muy distantes. Si en la novela del autor frances los protagonistas viajan a Islandia, Alberto nos hace viajar a un lugar mucho más exótico: el Amazonas.
Viajar al centro de la Tierra es difícil de aceptar, pero también lo era hace un tiempo que el hombre volará y lo hizo, que pudiera llegar a la luna y también lo hizo, e incluso, que tú estés leyendo esto ahora mismo a través de la red y lo estás haciendo. Nada es imposible hasta que no se intenta.
Origen es una historia de Ciencia Ficción, pero también es una aventura en su sentido más estricto. El equipo que viaja al Amazonas es muy diverso en cultura, sexo, edades e intereses, pero todos tienen un nexo común: buscan respuestas.
De todos los personajes el que quiero mencionar por encima de todos es el de su protagonista: Alexandra. Una joven obsesionada y segura de sus conocimientos, pero todo lo que creía saber sobre el origen de nuestra especie cambiará el día que se adentra en el interior de la Tierra. Y es que lo que encuentra ahí abajo es difícil de creer, pero las pruebas son irrefutables.
Si hay algo que me ha dejado claro la lectura de Origen, es que hay dos partes bien diferenciadas entre sí. La primera parte está centrada en torno a la búsqueda, a la exploración en sí. Cada lector tendrá una opinión al respecto, pero a mí es la que más me ha gustado. Alberto no necesita relatar momentos llenos de acción para hacernos sentir participes de la historia. Todo parece perfectamente calculado para mantener la atención y el misterio. Es en esta primera parte en la que el autor nos deja interesantes reflexiones como la que antes he mencionado. De eso hablamos largo y tendido en nuestra conversación, con continuos intercambios de opiniones al respecto. Si hay algo que he sacado en claro, es que su autor no está conforme con lo que dicen los libros sobre nuestro origen, y yo tampoco.
La segunda parte se centra en las vivencias de los distintos personajes en el interior de la Tierra. Las descripciones de Alberto están a la altura de los más grandes del género. Ese es un detalle que no te pasará desapercibido a lo largo de toda la historia. No es sólo la historia que se relata, también importa el cómo lo hace.
Los caminos de los distintos protagonistas se separan y volverán a encontrarse en el momento indicado. Es ahí cuando el grupo muestra sus debilidades. Y es que no es nada fácil de aceptar lo que se esconde en el interior de la Tierra. El mundo interior inventado por su autor desborda imaginación por cada poro, pero también un realismo que te hará replantearte todo una y otra vez. ¿Y si fuera cierto? Eso explicaría… Será mejor que guarde silencio, no quiero estropearte una buena historia, mi objetivo es invitarte a adentrarte en ese mundo.
El punto friki de la historia (y que nadie trate de ver en estas palabras una crítica, porque todos los somos en una justa medida) lo aporta Spider. El pequeño robot jugará un importante papel y es que todo tiene un por qué.
Personalmente, siempre me ha parecido más interesante la figura de los intraterrestres que la de los extraterrestres. La figura de los reptilianos no es nueva en la literatura de Ciencia Ficción, pero el enfoque aquí es distinto y eso es algo que se agradece.
A medida que me acercaba al final de la historia, un temor se instaló en mi cuerpo y es que no es el primer buen libro que lo estropea un mal final. Alberto pone la guinda al pastel y aunque nunca he sido muy de poner notas, lo hace con sobresaliente.
Hay mucho más que podría contaros sobre Origen, pero es mejor que lo averigües por ti mismo. Si estas preparado para vivir una buena aventura, déjate llevar por esta historia.
Tal vez la próxima vez que se siente un desconocido a vuestro lado te tiente preguntarle, ¿eres un reptiliano?

¿Y si lo fuera? ¿Qué harías?

CONCLUSIÓN

Origen es una historia de Ciencia Ficción sin fisuras. Si eres un amante del género, no te defraudará. Si eres de los que aún no se han atrevido, es un buen libro para empezar. Todos los personajes tiene su momento de gloria. Y es que ya lo dijo el bueno de Andy Warhol: <<En el futuro todo el mundo será famoso durante quince minutos>>.
Si tuviera que sacar una conclusión final, te diré que poco sabemos en realidad sobre nuestro verdadero origen. Hay muchas páginas por escribirse en este sentido. El futuro es igual de incierto que nuestro pasado, pero eso forma parte de otra historia.

PARA CONTACTAR CON EL SR MALVADO

mailbox-1819966_1920

Buzón en el que recibe las propuestas el Sr. Malvado

Tienes que enviar un correo electrónico a la siguiente dirección:

Jlprietoescritor@yahoo.com

#RESEÑA DE Atlantes DE IVÁN GILABERT

Malvado

Sr. Malvado (José Luis Prieto)

«¿Quiénes somos?
¿De dónde venimos?
¿Adónde vamos?
¿Estamos solos en la galaxia o acompañados?
¿Y si existe un más allá?
¿Y si hay reencarnación?»

Estas cuestiones forman parte de uno de los estribillos más emblemáticas de una de las canciones del álbum Menos mal que nos queda Portugal (1984) del legendario grupo Siniestro Total.
¡Tranquilos! ¡Qué no cunda el pánico! Ni el grupo de punk-rock gallego eran unos profetas (si en su tierra, pero en otro ámbito y esa es otra historia), ni yo estoy teniendo ningún tipo de desdoblamiento de la personalidad (por ahora), y por supuesto, no voy a soltaros uno de mis ocurrentes soliloquios sobre lo que preocupaba, o no, a los músicos gallegos en la década de los 80.
Estas cuestiones han preocupado a la humanidad desde los tiempos más remotos. Existen muchos tipos de hipótesis, pero ninguna tan original como la que se plantea en Atlantes, la novela que hoy centra mi interés. ¿Quien sabe si en esta historia de Ciencia Ficción no encontraremos las respuestas que tanto tiempo hemos estado buscando?
A los más incrédulos, les transcribo (literalmente) una de las dos citas que encontrareis en las primeras páginas del libro:

El Universo no solo tiene una historia,
sino cualquier historia posible.”
Stephen Hawking.

Antes de entrar a analizar el libro en sí, vamos a conocer un poco mejor a su autor.

IVÁN GILABERT

Iván Gilabert

Iván Gilabert

Hasta hace un par de años Iván Gilabert era un autónomo, uno de esos que ahora llaman emprendedores. Jamás se ponía malo, trabajaba a destajo, hasta que un buen día sus rodillas dijeron basta y tuvo que parar. Según me ha confesado, a partir de ahí hay un segundo Iván. Dejó de ir al galope, se bajó del caballo y empezó a caminar para poder ver el paisaje que había a su alrededor y disfrutar de una vida mucho más pausada. Volvió a disfrutar de los fines de semana en casa, de los niños, de la familia; en definitiva, de lo verdaderamente importante.
No puedo más que compartir sus palabras y hacerlas mías. No sé si tendremos una sola vida o no, pero por si acaso, disfrutemos de la que tenemos.
Los días, que antes eran muy cortos para nuestro autor, pasaron a ser mucho más largos. Fue así como retomó viejos vicios como la lectura y otro que no sabía que estaba latente; el de juntar palabras con algo de sentido. Empezó a escribir en el momento justo, cuando su cuerpo más lo necesitaba y ahora no cree que pueda dejarlo. “No lo hagas Iván, o me veré obligado a contar la historia del pendejo mejicano abducido por extraterrestres, de la que hablamos en nuestra entrevista”.
Las referencias de nuestro autor son muy diversas y variadas. Estos son algunos de los autores que más le han influenciado: Stephen King, Julio Verne (en el que ambos coincidimos, de que era un visionario), Robin Cook, Michael Crichton, Asimov, Dan Brown (tan denostado por muchos escritores indies, pero por el que Iván y yo compartimos cierta admiración) y J.J. Benitez.
Ha llegado el momento de entrar de lleno en Atlantes.

ATLANTES

La primera vez que tuve conocimiento de este libro fue en una conversación sobre novelas con un alto componente visual, y me dijeron, que este libro era para disfrutar con una bolsa de palomitas a un lado y un buen refresco, que era como si te encontraras en el cine. Después de su lectura, no puedo más que afirmar que así es. En esta segunda lectura me he atiborrado de todo lo necesario para pasarlo en grande, y lo he hecho. No olvidéis que los jueves, además de las reseñas del Sr. Malvado, es también el día del preestreno de las buenas películas, y de Atlantes, saldría una gran producción. En otra conversación (que ambos mantuvimos tiempo atrás), le dije que sería un gran guionista, y hoy, no puedo hacer más que reafirmar esas mismas palabras.
No quiero pasar por alto la gran portada, un excelente envoltorio de lo que a continuación nos vamos a encontrar. Una persona mirando la inmensidad, con un montón de preguntas en su cabeza; puede que las mismas con las que hemos empezado esta reseña. Será lo más pausado de todo el conjunto, en cuanto abramos las primeras páginas y empiece la cuenta atrás, ya no podrás detenerte hasta el final. La adicción está asegurada.
Para ser su primera novela, la propuesta de Atlantes me parece muy arriesgada (el mundo está hecho para los valientes), no tanto por la temática, sino por el ritmo endiablado del conjunto. Una cuenta regresiva de 40 horas, en las que tendrás que estar muy atento para no dispersarse y asimilar todo lo que está en juego, con continuos saltos geográficos y de escenarios. Iván lo resuelve con eficacia para que todo acabe encajando con una precisión quirúrgica. Los capítulos cortos me aparece muy acertado en este caso (en ocasiones menos es más), aumentando la tensión de una trama perfectamente elaborada. Al lector le corresponde la tarea de acertar a encajar las distintas piezas del puzle que es Atlantes. Si lo consigues, el disfrute está más que asegurado.
Aquí hay un gran trabajo de documentación que va más allá de Google y Wikipedia (para algunos la enciclopedia del Siglo XXI), a los que el autor agradece en sus páginas finales. Como le dije a Iván en nuestra entrevista: “A mí no has podido engañarme, hay mucho más trabajo detrás de lo que parece”. Y si hay un solo pero, es que no todos los lectores son iguales y algunos pueden ver demasiada fantasía, donde hay un gran trabajo de investigación. No es fácil escribir una historia alternativa del hombre (como especie), porque ya hay una historia real y verdadera, probada científicamente y aun así, la historia de Atlantes puede llegar a ser perfectamente creíble. ¿Por qué no?
Para terminar, voy a transcribir algunas de las preguntas y respuestas, por lo interesantes que me han parecido y en las que Iván se moja. Y eso siempre es de agradecer.

Sr. Malvado: ¿Quiénes somos?
Iván Gilabert: Somos un virus, una especie que arrasa allá por dónde va, sin miramiento, sin decoro, sin pensar en el más allá del hoy, y del esto es para mí y al resto que le den. No soy amigo del ser humano, soy amigo de algunas personas, pero no de nuestra raza.

Sr. Malvado: ¿De dónde venimos?
Iván Gilabert: Venimos de restos de estrellas que aportaron su granito de arena para que algunos elementos químicos se juntaran y dieran paso a algo tan importante como la vida. Somos el resultado de una casualidad dentro de otra casualidad y así, elevado a la décima potencia, hasta que surgimos nosotros. Solo espero, y así lo creo, que esta casualidad se haya dado en otros planetas y hayan sido más inteligentes que nosotros para alcanzar la madurez.

Sr. Malvado: ¿Adónde vamos?
Iván Gilabert: Creo que estamos de paso y vamos directos al precipicio, como digo al principio de Diario del Viajero (su segunda novela, que algún día os reseñaré), solo la humanidad puede destruir a la humanidad, y así lo hará, tarde o temprano.

Sr.Malvado: ¿Por qué la cuenta atrás?
Iván Gilabert: Sin duda estamos viviendo una cuenta atrás. No solo porque el ser humano sea “gilipollas”, que lo ha sido durante toda su historia y aunque haya vivido sus propias purgas (peste, gripe española, guerras, etc), sino porque el planeta en sí es un gran ser vivo que necesita de un equilibrio para poder seguir adelante. Estoy convencido de que hará su purga cuando se le hinchen los pies.

CONCLUSIONES

Atlantes es una buena historia de Ciencia Ficción, con un gran trabajo de documentación por detrás. Una cuenta regresiva que no dejará que dejes de leer hasta que no llegues a la última página. Un libro tan visual, que por momentos pensarás que estas viviéndolo en persona, para disfrutar con palomitas, nachos o lo que te pida el cuerpo en ese momento. Un libro que no pretende convencerte de lo contrario, pero si te hará plantearte:

¿Quiénes somos?
¿De dónde venimos?
¿Adónde vamos?

PARA CONTACTAR CON EL SR. MALVADO

mailbox-1819966_1920

Buzón en el que recibe las propuestas el Sr. Malvado

Tienes que enviar un correo electrónico a la siguiente dirección:

jlprietoescritor@yahoo.com

Seleccionados para la antología de ciencia ficción y fantasía

¡Buenos días, familia literaria!

Portada para la antología

Ya tenemos aquí la lista de seleccionados para la antología benéfica de ciencia ficción y fantasía.

Han sido unas semanas duras de selección y el jurado ha realizado un gran trabajo. Así, queremos hacer llegar un fuerte agradecimiento desde la administración de LLEC por todo el esfuerzo y el tiempo que nos han regalado.

 

 

 

Sin más, aquí tenéis la lista:

  • Gemma Herrero Virto con Evolución inesperada
  • Marc Sabaté Clos con Condena
  • Tomás Auchterlonie con Poder de fuego
  • David Lorén Bielsa con La celda del demonio
  • Leticia Meroño con El corazón de Muriel
  • Verónica Monroy Romeral con Unicornio Negro
  • Nahikari Diosdado con El hada de trigo
  • Mirta Beatriz Mineo con El cristal misterioso
  • J.D Martín con La conciencia del silencio
  • E.M. Celeste con Tyamat
  • Michel Deb con El eterno día
  • Juan A. Oliva con Alas de cisne
  • Alberto Muñoz con El superviviente
  • Jaime Blanch Queral con El planeta de los androides
  • Edurne M.Aiona con El sembrador de estrellas
  • Antonio Asencio Parralo con Regreso 
  • Fran Barrero con Rescate en la roca
  • Sebastián E. Luna con Despiertos
  • Javi Navas con En estas circunstancias
  • José Luis Díaz Marcos con La cápsula
  • Luis Chorpos con Las armas
  • Noemí Hernández Muñoz con El manantial de la salud
  • F. Jódar con Segundas oportunidades
  • Vicente Hernándiz con ¿Y si tiene conciencia de sí mismo?
  • Agustí Pericay Pijaume con Amores divinos
  • Julen Díaz Llorente con Mochilero
  • Sonia Yáñez Calvo con De lo fantástico y lo real
  • José Antonio Herrera Márquez con Friedrich “Martillo loco” – El extranjero
  • Ana María Lomba Pazos con La profecía del centauro
  • S. A. Ruiz con Tu mundo está lleno de gilipollas
  • Yolanda Martínez Brunés con Deseos
  • Carlos Caraballo con La Repudiada
  • Jorge Ruiz Fernández con El ángel demonio
  • José Martínez Moreno con Encuentros en la noche
  • Ramón Hernández con El exiliado
  • Samir Dabian Guerra con La ofrenda del dragón
  • Carol Dust con La princesa que no quería ser rescatada
  • Francisco Merchán con De otro planeta
  • Joaquim Colomer Boixés con Vuelo JV3527
  • Dani Roig con Naufragio 

Muchas gracias a todos por participar y enhorabuena a los seleccionados. Ahora entramos en el proceso de corrección que puede durar varias semanas, luego, maquetación con ilustraciones que nos hará Verónica Monroy y, entonces, procederemos a publicar la antología. Como veis, no hay ninguna fecha establecida para la publicación. Así que os pedimos paciencia. Tened en cuenta que todo lo hacemos durante nuestro tiempo libre de forma altruista.

Antología benéfica de fantasía y ciencia ficción

Tal y como anunciamos en el grupo, después de las antologías de Terror y Amor, llegan los 40 relatos de fantasía y ciencia ficción.

Sí, sí, como lo estáis leyendo. Hemos regresado de las vacaciones con las pilas muy cargadas y tenemos muchas sorpresas preparadas para vosotros.

Seguro que ya estáis ardiendo en deseos de saber cómo participar con un relato en este proyecto solidario. Pues aquí os lo explicamos todo:

Esta antología, como las otras, será benéfica y todos los beneficios irán a la Fundación “Hospital amic” de Sant Joan de Déu de Barcelona para la humanización y apoyo del tratamiento de cáncer y la leucemia infantil.

Las bases para participar son las siguientes:

  • Solo se podrá participar con un relato inédito, que no haya sido seleccionado en otras ediciones, concursos, etc.
  • Temática de fantasía y ciencia ficción. Quedan descartadas la sobrenatural (fantasmas, ángeles, cuestiones de almas, etc). y la de terror (puede haber criaturas que aparecen en este tipo de novelas, pero no deben ser relatos extremadamente sangrientos o que busquen causar miedo).
  • El relato deberá presentarse en archivo word o similar. Nunca PDF ni otra extensión no editable.
  • La extensión de los relatos debe oscilar entre: 500 y 3000 palabras y debe aparecer en el mismo archivo el nombre del autor e indicar tres obras publicadas que aparecerán al final del libro. Si no tenéis obras publicadas también hay la opción de indicar la dirección de vuestro blog.
  • El plazo de recepción de relatos se abrirá el 1 de setiembre y finalizará el 1 de octubre.
  • Los tenéis que enviar a la siguiente dirección de email: llecgrupo@gmail.com

En esta ocasión, habrá algunas diferencias en el proceso de edición. En las otras antologías los administradores hicimos todo el trabajo y eso nos costó muchas horas de sueño, nervios y trabajo. Para ello, esta vez nos hemos organizado mejor. Cada parte del proceso de edición la harán colaboradores externos, aunque algunos de los administradores también nos involucraremos. La selección de relatos será realizada por un jurado compuesto por escritores de confianza del grupo. Las correcciones por un equipo de filólogas, compuesto por Verónica Monroy, Marta Retamal, Noemí Hernández y Ana Juanas Aguilar. La maquetación la hará Romeo Ebooks y el diseño de portada y cubierta Sol Taylor. Todos ellos lo hacen sin ánimo de lucro para poner su granito de arena en este proyecto solidario. Así, queremos agradecerles públicamente en que haya accedido a ayudarnos.

Portada definitiva

Sin más, ¡os animamos a participar!

 

#Entrevista a Miguel Ángel Alonso Pulido

Después de unas vacaciones en la sección de entrevistas de esta comunidad literaria, tenemos el placer de entrevistar al escritor de ciencia-ficción Miguel Ángel Alonso Pulido.

Aquí os dejamos su biografía:

Jpeg

Miguel Ángel Alonso Pulido

Miguel Ángel Alonso Pulido nació en Madrid en 1976, lugar donde ha residido hasta que, recientemente, se ha establecido en Chile. Ejerce de periodista, bloguero y escritor, aunque no siempre en ese orden. En el ámbito periodístico, lleva trabajando en agencias de comunicación y gabinetes de prensa desde el siglo pasado, especializándose en comunicación política, organización de eventos, comunicación de crisis y media management.

Su carrera como escritor arrancó en 2014 con La Cosmonave Perdida. El resultado superó cualquier expectativa y provocó que se lanzara de lleno a la escritura, decisión de la cual jamás se ha arrepentido. Escribe en su blog sobre lo que supone ser un escritor independiente o, como le gusta decir, ser un EEE: Escritor, Editor y Empresario. Comparte reseñas de sus lecturas y artículos de la experiencia que ha ido adquiriendo como escritor, cuyo objetivo es dar soporte a los autores Indie en este arduo trayecto de la auto-publicación. Su blog se ha convertido en un lugar de peregrinaje donde muchos escritores han encontrado el apoyo necesario para mejorar su forma de escribir, publicar y ser leídos.

slider3Sin más, servíos un delicioso café y relajaos; empezamos con la entrevista:

  • Hola, Miguel Ángel. En primer lugar, agradecerte que hayas accedido a participar en esta entrevista.

Muchas gracias a vosotros por invitarme. Es un placer compartir este café con colegas escritores.

  • ¿Cuándo y cómo empezó a aflorar en tu mente el sueño de ser escritor?

Yo creo que desde que empecé a leer quise ser escritor, pero tardé un tiempo en intentarlo. En mi época de instituto y también en la universidad, escribí muchos comienzos de libros pero nunca llegué a terminar ninguno. Cuando me puse a trabajar, lo dejé. Saltamos a 2010 y a mi primer Kindle, el DX (maravilloso aparato que todavía conservo). Con él empiezo a descargarme libros de todo tipo, primero desde amazon.com y luego desde amazon.es. Entre estos hay guías de escritura que voy acumulando y leyendo, incluyendo el genial Write.Publish.Repeat. que devoro en 2013 y me hace retomar el sueño de ser escritor, aunque más como una intención que otra cosa. Luego descubrí a Dean Wesley Smith con una serie en su blog sobre cómo escribió una novela en diez días, que rompe muchos mitos que tenía sobre la escritura y me hace pensar seriamente lo de escribir un libro. Ya a finales de 2013, jugando con un generador de títulos en inglés, me salió “The lost ship”, que fue la chispa de la que nació La cosmonave perdida. Empecé la novela casi como un juego, y a mi entonces prometida y ahora mujer le iba gustando lo que leía, así que seguí escribiendo hasta que un día de enero de 2014 escribí las últimas palabras: “por fin podía descansar”. Lo había conseguido, había terminado mi primer libro y me sentía invencible. Entonces decidí publicarlo, y de ahí en adelante ya es historia, que he ido contando en mi blog.

  • Sabemos que eres un lector empedernido de ciencia ficción. ¿Quiénes son los autores que te inspiran para escribir?

Soy un fan confeso e insaciable de la edad de oro de la CF y de los tres grandes: Asimov, Heinlein y Clarke. Leo muchas más cosas en otras épocas de CF y en otros géneros, soy bastante omnívoro, pero siempre termino volviendo a esos tres. Creo que hay algo de ellos en lo que escribo, además de algunos homenajes nada disimulados (como Valentine Heinlein). Intento plasmar ese sentido de la maravilla que experimentaba al leerlos de chico, y hay veces que hasta lo consigo, o eso me dicen los lectores.

  • Describe cómo es tu santuario de escritura y si de vez en cuando cambias de lugar en busca de las musas.

No hay mucho santuario, solo mi portátil y yo. El lugar para escribir me da lo mismo, y en mi casa alterno entre el dormitorio y el salón, dependiendo de dónde haya más soledad. Solo puedo concentrarme para escribir ficción si estoy solo; para cualquier otra cosa no tengo problema. Mi mujer ha aprendido poco a poco a aceptarlo y que no la amo menos por no estar a su lado, pero es que los libros no se escriben solos. Y a las musas no se las busca, vienen solas; el truco está en que para que vengan tienen que verte trabajando.

  • ¿Cómo lo haces para trazar las historias de tus novelas?

Os voy a revelar un secreto que igual sorprende a algunos. Las novelas que he publicado hasta ahora las he escrito a ciegas. Abro Scrivener y comienzo a escribir sin saber realmente qué voy a encontrarme ese día. Como mucho, hago algunos párrafos de escritura libre en los que me cuento a mí mismo qué quiero escribir y luego lo escribo. Unas veces sigo esos párrafos y otras sale algo totalmente distinto y que nunca me hubiera imaginado. Es un método genial y aterrador al mismo tiempo, pero me ha funcionado hasta ahora.

Cuando me encuentro ante historias más ambiciosas y que han escapado a mi control, como el último libro de mi trilogía de La Amenaza Treyana, tengo un esbozo más completo de la historia completa, que voy ampliando según escribo. La regla que he adoptado es que el esbozo es solo una guía para orientarme, pero lo que escribo cada día es lo que queda, así que cada cierto tiempo, reelaboro ese esbozo para adecuarlo a lo que he escrito.

  • ¿Te importaría compartir con nosotros algún fragmento de alguna de tus novelas al que le tengas especial devoción?

Más que un fragmento son un par de elementos que demuestran que el que menos manda sobre sus libros es el escritor. En primer lugar, quería destacaros el Tubo, la estación espacial donde transcurre parte de la acción de La Amenaza Treyana. Aunque no os lo creáis, esa estación no estaba planeada; la creé porque necesitaba un lugar donde separar a dos de mis protagonistas y adquirió identidad propia muy rápidamente, dando lugar a uno de las partes de Traición en el Gran Consejo que más han gustado a los lectores, cuando Chaka Gutionov escapa de esa estación. ¡Ni que decir tiene que tuve que reelaborar bastante el esbozo de la historia!

El otro elemento que quería destacar es el personaje de Tenok Pol, de La Cosmonave Perdida. Todos los que han leído el libro me han comentado lo mucho que les gusta ese personaje, cuando para mí es un secundario más. Me cae bien y aparece de nuevo en mi próximo libro, Prisioneros del Futuro, pero jamás pensé que iba a gustar tanto a la gente. Gracias a Tenok, aprendí la lección de que cuando publicas un libro, deja de ser tuyo y pasa a ser de los lectores, por mucho que te pese. Y eso también me sirvió para aprender a poner distancia entre mis creaciones y yo, otra lección muy valiosa.

  • ¿Alguna vez te has planteado escribir otro género que no sea la ciencia ficción?

Sí, y quiero hacerlo en el futuro aunque antes tengo que terminar Prisioneros. Tengo proyectada otra serie de fantasía urbana que tengo unas ganas locas de empezar, y dentro de la no ficción, tengo pendiente la edición en libro digital e impreso de Cómo autopublicar tu libro. Si la Fuerza me acompaña, en 2017 saldrán adelante ambos proyectos, entre otros que todavía no puedo desvelar.

  • ¿Qué te motivó a crear un blog para escritores?

Algo tan sencillo como tener un lugar para contar mis batallitas y hablar de lo que me dé la gana. Llevo escribiendo blogs desde 2005 y aunque exige mucho, es algo que engancha. Además, ahora estoy muy cómodo con mi bitácora y creo que me he hecho un hueco hablando de aspectos de la publicación independiente que nadie más trata. Hay muchos blogs que te darán consejos para crear personajes memorables, pero solo yo te cuento cómo puedes diseñar tu estrategia de precios, por ejemplo.

  • En internet se habla mucho de la “marca personal”, ¿sabrías explicarnos qué es exactamente? ¿Piensas que en tu blog has trabajado esa “marca personal”?

De marca personal se habla mucho en la red y fuera de ella, pero muchas veces con conceptos equivocados. La mejor forma de describirla es como la huella que dejas en los demás, que no es ni buena ni mala igual que tú no eres ni bueno ni malo. Simplemente, es cómo te perciben los demás. Para trabajar tu marca personal debes comprender eso y que todo lo que haces o escribes influye en esa huella.

Por ejemplo, mis balances mensuales. A mucha gente le llaman la atención por el tema de contar las palabras que escribo cada mes. A algunos les producen rechazo porque piensan que la creatividad no se puede cuantificar; a otros les producen curiosidad y quieren ver como evolucionan esas cifras porque así se sienten partícipes de mi carrera mes a mes. Esos dos efectos me interesan porque así me aseguro de que se produce una selección natural por la que me seguirá gente afín a mis ideas; por eso, entre otras muchas razones, sigo haciendo esos balances aunque a algunos les parezcan una tontería. En ese sentido mi marca personal, o la huella que dejo en otros, es muy clara y no induce a equívocos.

  • El hecho de trabajar como periodista ¿te ha ayudado a caracterizar mejor a tus personajes de novela?

Quizá más que a caracterizar a los personajes me ha enseñado la economía del lenguaje. En una nota de prensa o un artículo de periódico, tienes un espacio limitado y no puedes perder el tiempo en introducciones innecesarias. Tienes que ir al grano y contar lo que tienes que contar con el mínimo adorno posible. Eso lo intento trasladar a mis novelas, y por eso no me extiendo en descripciones o introduzco subtramas que no aportan nada. En cuanto a los personajes, la mejor caracterización que conozco es asignarles un actor para poder visualizarlos. Entonces es cuando realmente cobran vida para mí y paso de escribir sobre ellos a narrar lo que hacen y dicen.

  • Una buena técnica que utilizan también otros escritores. ¿Podrías darnos algún ejemplo de tus actores/personajes?

Pues mira, Chaka Gutionov, por ejemplo, es interpretado en mi cabeza por Will Smith. Si algún productor quiere hacer la película de La Cosmonave Perdida, ya sabe por dónde tiene que ir en el casting.

  • El hábito hace al monje, como se suele decir, pero ¿qué es el estilo del escritor?

¡Esa es una buena pregunta para un profesor de literatura, no para mí! Desde mi punto de vista, el estilo de un escritor es la forma en la que uno escribe. Puede ser más o menos recargada o acelerada, y con el tiempo va cambiando a medida que el escritor adquiere más experiencia. Luego está otro aspecto diferente que es la voz del escritor. Por voz del escritor me refiero a la forma inconfundible en la que uno escribe, que es exclusiva y propia de cada escritor. Con trabajo y esfuerzo, puedes cambiar y mejorar tu estilo, pero jamás podrás cambiar tu voz. Y estoy totalmente de acuerdo en que en la escritura el hábito hace el monje, solo cuando escribes puedes considerarte escritor.

  • Si un autor novel que acaba de arrancar como escritor quiere tener su propio blog ¿qué crees que debería compartir en esa plataforma para darse a conocer?

En pocas palabras, lo que le dé la gana. Si eres un escritor novel con un blog recién empezado, te van a leer tus amigos y poco más, así que aprovecha que nadie te lee para experimentar y escribir sin temor, explorando las posibilidades de este formato. Si haces lo mismo que hace todo el mundo, no habrá ninguna razón para te elijan a ti. Busca un enfoque que sea original y con el que estés cómodo, y adelante. Ah, y no te obsesiones con las visitas y las páginas vistas, preocúpate de encontrar tu propio camino antes de invitar a otros a caminar junto a ti por él.

  • A menudo oímos decir que el marketing es muy importante para publicar, a veces parece que incluso más importante que la propia publicación. ¿Qué opinión te merece al respecto?

Hay un criterio muy sencillo que vale para todo escritor, sin importar si tiene un libro publicado o una docena: la escritura va primero. De nada te sirven todos los esfuerzos de marketing del mundo si luego solo tienes un libro a la venta y tardas dos años en publicar el siguiente. Tienes que construir tu catálogo como autor y eso tiene prioridad sobre el marketing. Cuando tengas varios títulos disponibles para la venta podrás empezar a preocuparte de eso; hasta entonces (y después también), la escritura va primero. Siempre. Si no cumples con esa condición no te llames escritor, eres otra cosa.

  • Ahora hay mucho “profesor” queriendo ganar dinero a base de enseñar a los noveles técnicas de escritura. ¿Qué opinas de estos cursos? ¿Tú mismo pagarías para aprender?

A ver cómo lo digo para que no me salten a la yugular… Estoy dispuesto a pagar por ese tipo de cursos solo si se cumplen dos condiciones: que pueda permitírmelo y que quien da ese curso esté de verdad por delante de mí en el camino del escritor. En otras palabras, no me apuntaría a un curso impartido por alguien con menos libros publicados que yo, porque dudo mucho que pueda enseñarme nada que yo no haya sufrido ya en mis carnes.

Puede que en algunos casos me equivoque, pero el criterio de los libros publicados me parece una forma muy honesta de comprobar las credenciales de alguien que quiere enseñarte a escribir y creo que todo escritor novel debería aplicarlo antes de apuntarse a cualquier curso, sea de técnicas de escritura o de marketing para escritores. Dado que hoy día cualquiera puede enseñar, es mejor que compruebes antes que realmente sabe de lo que habla.

  • ¿Por qué te decidiste por la auto-publicación en vez de buscar una editorial tradicional?

Ni siquiera me planteé el buscar una editorial tradicional. Conozco algo el mundillo por mi profesión y sé cómo son los porcentajes de un autor publicador por una editorial frente a los porcentajes que ofrece Amazon y otras plataformas de auto-publicación. No hay color, sencillamente. Además del aspecto económico, las ventajas de la autopublicación como el control total sobre todo el proceso de edición de tu libro, la publicación inmediata sin tener que encontrar tu hueco en un plan editorial y la información de ventas en tiempo real, eclipsan en mi opinión la única ventaja que tiene la publicación tradicional, que es la distribución física en librerías. Si tu sueño es que tu libro esté en todas las estanterías, entonces te toca pasar por el aro y ceder muchos derechos sobre tu criatura literaria; si tu sueño es que te lean y poder vivir de lo que escribes, hoy por hoy la autopublicación es tu mejor opción.

  • Muchos sabemos que eres un amante del programa de escritura Scrivener, ¿podrías contarnos las ventajas que tiene respecto a Word?

No caben todas la ventajas en esta entrevista, así que me voy a limitar a una, que precisamente es uno de los aspectos que más escritores noveles desconocen: la compilación de tu libro. De verdad, cada vez que leo en algún blog un tutorial sobre cómo pasar de Word a Epub, me dan ganas de tirarme de los pocos pelos que me quedan. La cantidad de trabajo necesaria para obtener un Epub decente de un Word, aunque lo trabajes bien desde el principio, es mucho mayor que la que necesitas en Scrivener, donde solo tienes que dar a compilar, configurar las opciones, y listo. Cinco minutos frente a varias horas para obtener un epub funcional, es que no puede ni compararse. Y podría seguir citando más ventajas, pero para eso estoy haciendo un Manual de Scrivener en mi web, así que los que quieran saber más de Scrivener ya saben dónde tienen que ir.

  • ¿Qué consejos le darías a una persona que se está iniciando en la escritura?

Le diría que se buscara otro trabajo más sencillo y lucrativo pero como no creo que me haga caso, le diría que cumpla las reglas de Heinlein. Son cinco, así que son fáciles de recordar: 1) Escribe. 2) Acaba lo que escribes. 3) No reescribas salvo por exigencia editorial. 4) Pon tu trabajo en el mercado. 5) Mantén tu trabajo en el mercado hasta que se venda. No he encontrado una síntesis mejor de lo que necesita un escritor para triunfar. Pueden parecer sencillas y evidentes, y lo son, pero son unas reglas duras, muy duras de cumplir. Por eso hay tan pocos escritores profesionales y tantos aspirantes (yo incluido).

  • Terminamos ya la entrevista, así que si quieres añadir algo más, te cedemos la palabra.

Quería agradeceros la oportunidad de dirigirme a los miembros del LLEC. Es un grupo muy nuevo todavía, pero me parece que es de los más vibrantes que puedes encontrar en español, además de que hay mucha buena gente en él. No lo digo por quedar bien, es lo que pienso de verdad; aunque no intervengo mucho en el grupo, me gusta pasarme cada día para ver qué se cuece, que casi siempre son debates interesantes.

Y también quiero daros las gracias por pensar en mí para la entrevista. Después de que por aquí hayan pasado gente como Blanca Miosi o Enrique Laso, es un honor, máxime cuando todavía estoy empezando en esto y me queda mucho por aprender.

  • Muchas gracias por regalarnos un poco de tu tiempo. Ha resultado un placer entrevistarte.

El placer ha sido mío.

Ahora, para quienes quieran sumergirse en las apasionantes novelas de ciencia ficción de Miguel Ángel, os dejamos todos sus libros en Amazon. Solo tenéis que pulsar encima de esta imagen:

banner