Reseña de “ALMAS ERRANTES: LA ELECCIÓN”

Nuestro amigo y colaborador Salvador Alba le ha cogido el gusto a esto de reseñar libros que ya han sido reseñados en este blog. No le culpo, puesto que elige buenas obras. Primero, os pongo cuatro datos sobre el reseñador, luego la reseña que nos ha enviado.

Salvador Alba

Salvador Alba

Desde la adolescencia he visto montones de películas de terror. Unas muy buenas, otras muy malas, unas superproducciones y otras de serie B. Vaya por delante que las opciones anteriores son combinables, no caigamos en cuestiones monetarias. Hay muy buenas de serie B y otras muy malas de gran presupuesto. ¿Qué tienen en común todas ellas? Que no me han producido terror alguno. Pero me encantan. Recuerdo una película de la saga interminable “Viernes 13” donde al inicio, Jason es atraído a una trampa y acribillado a disparos de todas las armas posibles. Una vez comprobado su muerte es trasladado a la sala de autopsias y allí un forense se dispone a examinar el corazón del fallecido. Con lo que hizo a continuación fue lo que me provocó el mayor ataque de risa de la historia del cine de terror. Os recomiendo que veáis la saga, Os producirá una amalgama de emociones. Ja, ja, ja.
Volviendo al tema. Os preguntaréis a qué viene esto. Pues a que soy un conocedor de este género cinematográfico y no hay mucho que me impresione. Por lo que le doy un valor añadido a que los autores hayan logrado atraer mi atención en todo momento y me hallan angustiado y puesto nervioso en otros. Que quede claro que no soy un experto, ni quién para dar lecciones. Esta es una mera opinión personal para tratar de promover la lectura de esta novela. Por supuesto, si la reseño es porque me gusta.

Almas Errantes: La Elección

Como comenté en una anterior reseña, he visto mucho cine desde el sofá de mi casa durante toda mi vida y de todo tipo, aunque puede que el género ganador sea el de terror. Siempre había escuchado la expresión “esa es una película de guion” y yo pensaba: “si todas tienen guion, serán gilipollas”. Un buen día descubrí el significado al ver una de esas a las que se referían (no recuerdo cual es). El significado, por si algún despistado, como yo, no sabe a qué se refiere es que el peso de la película recae en el guion.  Ejemplos que se me ocurren ahora mismo del cine español son Toc, toc  y Perfectos desconocidos. Las dos las recomiendo, pasaréis un muy buen rato. ¿A qué viene esto? Pues a que la novela que hoy reseño sería equiparable a una película de guion.

Como siempre, es una simple opinión y quiero dejar claro que no soy ningún experto, solo trato de acercar novelas que me gustan a posibles lectores.

Autor: JLPrieto

Título: Almas Herrantes: La elección

Género: Fantasía urbana

Sinopsis:

La única certeza que tienen los seres vivos a lo largo de su vida es la propia muerte. Pero ¿la muerte es el fin o una puerta hacia algo nuevo? La vida de Axl Carter cambió el día que entró en aquel callejón. Ahora es un errante y no podrá eludir su destino. Ángeles y demonios tratan de atraerlo a su favor. ¿Por qué? ¿Qué le hace especial? La elección es una historia de fantasía urbana que muestra una visión totalmente diferente a la que estamos acostumbrados de estos seres. ¿Y si la muerte no fuera lo que siempre hemos creído y el destino de todos dependiera de una elección?

Opinión:

Llevaba demasiado tiempo con el ojo echado a esta novela, leí otra obra del autor, “El caso Colmillitos”, pero no ha sido hasta que próximamente se lanza la segunda parte de “Almas errantes: La elección” cuando me he decidido a leerla.

La novela comienza con las últimas horas de vida de Axl Carter, un joven músico que vive una peculiar experiencia antes de pasar a ¿mejor vida? Eso es lo que descubriremos con el transcurso de los capítulos. A medida que avanza la trama, se van incorporando personajes con sus propias historias hasta llegar a una novela coral de una envergadura considerable, la planificación está muy trabajada y se nota, pues a pesar de haber muchos personajes no pierdes el hilo ni te confundes con tantos nombres. Otra muestra de la buena planificación es que conforme lees te va dando información sorprendente cada cierto tiempo y es de agradecer, pues no solo hace que avance la historia, si no que consigue que te entusiasme la lectura.

Todos los capítulos están narrados en primera persona, ninguna de las descripciones sobra ni son extensas, lo que hace muy ágil su lectura junto con los diálogos fluidos y naturales, no me han sonado forzados, a pesar de haber mucha cantidad de ellos, pues el avance de la trama se fundamenta en las conversaciones (Por esto me refería a que es equiparable a una “película de guion”).

El Viejo

Es la primera vez que me ocurre que tras leer una escena se me queda grabada la imagen de un personaje hasta el punto de tener que plasmarlo con un pobre un fan-art. Solo me ha sucedido con uno, aunque hay una variedad de personajes muy diferentes entre sí, con los que puedes llegar a identificarte o, simplemente, fascinarte. Con las escenas de acción sucede al contrario, no hay muchas, están repartidas con buen criterio y creo que las justas y necesarias.

La historia transcurre en Nueva York, con lugares reales y algunos ficticios que, junto a la ambientación que logra el autor, te harán ver las escenas con una mezcla de realidad y fantasía muy homogénea.

Antes de llegar a los peros, quiero hacer referencia a las incógnitas presentes en la sinopsis, pues ciertamente nada de lo que la sociedad tiene concebido como cielo e infierno, ángeles y demonios son lo que aparecen en esta historia. La visión del autor en esta novela es muy particular e interesante.

Y su final… Es un final abierto, pues se trata de una saga de tres o cuatro volúmenes, según crea el autor conveniente. Y… no sé cómo calificarlo, bueno, sí, pero no quiero. Lo que sí que tengo claro es que no os vais a imaginar cómo acaba este primer volumen, pero si estoy convencido de que os acordaréis de JL Prieto.

Por último, llegan los puntos negativos y, sinceramente, no los tengo claros. El primero de ellos puede que sea autocrítica, pues también me lo puedo aplicar a mí mismo, pues yo también lo hago (en mi primera novela no hice otra cosa). Je, je, je. En alguna escena de acción creo que se detalla innecesariamente demasiado los golpes. Otra observación “negativa” es que a veces parecen repetitivos ciertos diálogos, pero entiendo que es una cuestión natural, pues en esas ocasiones se habla del mismo hecho con personajes distintos para llegar a conclusiones distintas.

En esta ocasión también hay una palabrita que se me ha atragantado en el primer capítulo. Durante los sucesivos he recordado ese atragantamiento hasta que me he acostumbrado. Axl. ¿Axl? Ya sé que no es para tanto, y creo que se pronuncia igual, pero esa falta de la “e” ha hecho que me obceque de una forma estúpida e infantil, aunque también pensé: “claro, si pone Axel, puede recordar a Axel Foley y no es precisamente un referente apropiado. Tras googlear Axl el único resultado relevante y que me cuadra es Axl Rose, el cantante de Gun´s and Roses. Tras esta parrafada quiero incluir como novedad, una palabra que me ha encantado, y es un nombre: Baal. También me ha gustado mucho el personaje.

Conclusión

Es una novela que te atrapa desde los primeros capítulos y hace que te interese la historia. Tiene acción, amor, venganzas y temas éticos que seguro que te harán darle un par de vueltas a la cabeza. Con su final  querrás la segunda parte al instante, Almas Errantes: La rebelión de los condenados.

Reseña de “Seis Meses” de Paloma Carnero

SA FOTO

Salvador Alba

Nuestro más reciente colaborador, Salvador Alba, nos trae una nueva reseña para LLECturas. En este caso la de una novela romántica con fondo histórico real. Vamos, un cambio de tercio en toda regla respecto a la novela que reseñó la última vez. Pero mejor que sea él, y no yo, el que os hable de Seis Meses.

Esta reseña es una simple opinión y no soy ningún experto en la materia. Solo pretendo acercar libros dignos de ser leídos a lectores deseosos de leerlos. Por supuesto, si reseño un libro, me gusta.

 

Seis Meses

 

PC SMFicha técnica:
Título: Seis Meses
Autor: Paloma Carnero
Género: Romántica
Edición: 2/6/2020
Páginas: 442

 

 

Sinopsis:

Ángela, una animadora que trabaja en un hotel de la Costa del Sol, recibe en la noche de Halloween de 2020 un regalo. A la mañana siguiente, despierta en Santo Domingo (República Dominicana) ¡pero en 1783! Todos la tratan como la señora de la hacienda, y cuál es su sorpresa al ver que su supuesto marido es sospechosamente parecido a un antiguo amor de adolescencia. ¿Qué demonios estaba pasando?
Cuando la santera yoruba, Yeji, le explica que es la responsable de todo lo que le ha ocurrido, le propone hacerse pasar por la esposa de Jaime, el dueño de aquellas tierras, porque la vida de todos los que viven de esa hacienda depende de ello.
Aventuras, amor, magia, un acuerdo matrimonial, y un enemigo al acecho, todo bajo un telón histórico real de fondo en la paradisíaca isla española de finales del siglo XVIII.

 

Opinión:

Antes de leer este libro tenía mucha curiosidad de cómo era la narración de la autora, pues era compañera de trabajo, aunque no de departamento y me llevé una grata sorpresa con su manejo de las palabras. Esta novela está fraguada desde hace tiempo a partir de otra novela que Paloma transformó en lo que es ahora “Seis meses” Una novela romántica con sexo, acción, intriga, algo de frikismo y pequeños apuntes históricos de la época y situación en el que transcurre la historia, en el Santo Domingo de 1783. La novela comienza precisamente en esa época, donde aparece el motivo y la culpable del viaje en el tiempo que sufre la protagonista.
Con el transcurso de los acontecimientos, al inicio de la novela, se presentan todos los personajes con más trascendencia de la historia y se conocen los conflictos que nos mantendrán pegados al libro /tablet /móvil para saber su resolución. Pero no solo esto hace atractiva la lectura, también el imaginativo de Ángela para salir airosa de situaciones, cuanto menos, peculiares por la falta de comodidades que no existen en 1783.
Es una novela autoconclusiva, queda totalmente cerrada y todas las incógnitas que la autora deja, a conciencia, se resuelven. El final, aunque se puede intuir, no sabes si sucederá como piensas o no.
El momento doloroso llegó. La parte negativa, para mi gusto, es que ha faltado alguna aventurilla más destacable entre el conflicto principal y el comienzo de su resolución. También creo que ha sido una explicación al viaje en el tiempo demasiado compleja y, aunque se entiende, liosa. Otra peculiaridad que me llamó la atención fue que los personajes masculinos principales son muy modernos y comprensivos, teniendo en cuenta la época, pero entiendo que hay de todo en la villa del Señor. Eso sí, con lo que no puedo es con la palabrita de turno “Tomati”. No es demasiado especial, pero es de las que se me atragantan ¡ja, ja, ja!

Conclusión

 

En general, la novela es muy entretenida, curiosa y excitante en sus momentos íntimos. Espero más de la autora.

Reseña de “Los Tecnoguardianes” de David Loren Bielsa

MoscaDe todas las novelas que se presentan al Premio Literario Amazon Storyteller esta es la más esperada por mí, no obstante, llevo dos años a la espera de su publicación y, como le dije a su autor, sería una mosca cojonera; de ahí la imagen que adjunto. La espera podría traer consigo unas altas expectativas y, con ello, también una decepción si no lograba confirmar lo que esperaba. Pero eso será más tarde, lo primero es poner un poco de música, que hoy estamos también de despedida, pronto entenderéis por qué y de quién. No hagamos un drama de ello, el tiempo debe seguir su curso lógico.

El tema que acompaña esta reseña es el de un clásico del power metal alemán. Fue ponerme con la lectura de este libro y, en seguida, se me vino a la memoria una sala concurrida de Barcelona, una banda a la que admiro desde los tiempos más remotos y me puse a tararear aquello de:

“Out in the heavens we´re ready to fight
The final conclusion is roaring inside
Gaze at the stars, the glowing god of mars
Is shinning for us, anywhere in the galaxy
Time is right for us to see
The world will long for liberty
The fallen heroes calling me anywhere in the galaxy
Anywhere… in the galaxy
Anywhere… in the galaxy”.

Aquellos que sepan de mi andadura en estos de las reseñas en este blog, sabrán que un tal Malvado solía acompañar las reseñas con un tema acorde al libro que trataba. Ese es el motivo por el que he decidido hacerlo hoy, porque hoy será la última reseña del Sr. Malvado, a partir de ahora, todo aquello queda atrás, renuncio a ese nombre que me ha acompañado durante estos años, para ser solo JL Prieto, porque por más caras que me quieran poner, solo hay una persona detrás de ese apodo. ¿A qué no es para montar ningún drama?

Los Tecnoguardianes

LT DLBEste año está resultando especialmente díficil meterme de lleno en la lectura de los libros que concursan en el PLAS, pero debo decir también que las novelas que he elegido han cumplido con mis expectativas. Espero que, al menos, consiga darle la misma suerte que los años anteriores a los autores elegidos. En el pasado, en esta misma sección, tuve el placer de leer libros que luego acabaron resultando finalistas e, incluso, uno de ellos llegó a ganar el mencionado premio. Es el caso de los finalistas Gemma Herrero Virto, Ager Aguirre o el del ganador del PLA 2019, Ismael Santiago, del que en los próximos días podremos disfrutar una entrevista exclusiva en este mismo blog.

La novela que hoy reseño, Los tecnoguardianes, a priori, tiene más dificultades de formar parte de ese elenco de elegidos que constituyen ser finalistas del premio por excelencia de la literatura Indie, pero cuenta con algo que ninguna novela de las que ahora se haya presenciado (o por lo menos yo no tengo noticia de ello). Cuando en mi anterior reseña mencioné que la reseña siguiente tenía un carácter distinto, no lo decía en vano. La citada novela no solo se puede disfrutar desde el punto de vista literario, sino también de forma visual. ¿Qué no me crees? Pues mejor pincha en el enlace de su booktrailer y entenderás a qué me refiero.

Ficha técnica:
Título: Los Tecnoguardianes
Autor: David Loren Bielsa
Género: Ópera espacial
Edición: 11/05/20
Páginas: 632

Sinopsis:
Año 400. Malas decisiones y panes descabellados, o puede que sea solo el destino, reunirán en la misma nave científica Bjän Sheridan, cuya ambiciosa carrera ha sido truncada, a Rico Jara, un peligroso convicto, y al teúrgo Esönga, protector de una niña extraordinaria, rumbo a un futuro incierto.
Cegados por sus propias misiones, no percibirán la sombra de una antigua sociedad secreta llamada «Los Tecnoguardianes», cuya resurreción es inevitable. Los tres deberán aprender a asumir sus actos y enfrentrase a las consecuencias, que podrían suponer la semilla de una nueva era.

Opinión:
Con semejante sinopsis, uno ya se puede ir haciendo a la idea de por dónde van a ir los tiros. Ni de coña. Pero, David Loren Bielsa, hace gala de uno de sus fuertes: el desarrollo de las sinopsis. No obstante, en este mismo blog tenéis un apartado en la que demuestra su entendimiento sobre el tema. ¿A ver sí te animas con alguna muestra más?

Bien es sabido que una buena sinopsis puede llegar a ser contraproducente si luego el contenido no está a la altura, pero antes de entrar en lo literario, una mención a parte para uno de los puntos fuertes de la novela. ¿Alguno se ha parado a mirar con detalle la portada del libro? El trabajo de Héctor R. A. es sublime, lo mismo que las fantásticas ilustraciones que encontraremos en su interior; las mismas que habéis visto en el booktrailer. Una lástima que tanto en la versión en papel como la digital, queden ligeramente ensombrecidas al tener que contemplarse en blanco y negro. Mi enhorabuena a ambos, a David por el acierto de incluirlas y a Héctor por el trabajo. Habrá que ir haciendo cola para trabajar con este señor. Ahí lo dejo.

Si volvemos a la ficha técnica os daréis cuenta que en el apartado género, he puesto que se trata de una ópera espacial. Para aquellos que no les resulte familiar el término, les diré que nos estamos refiriendo a uno de los subgéneros de la Ciencia Ficción, donde se relatan historias en un futuro tecnológico y en el que, en la mayor parte de los casos, tiene su desarrollo en el espacio. En Maestros del género (en este mismo blog) hay un artículo muy interesante al respecto.

El punto fuerte de esta novela y, a su vez, el negativo, es precisamente esa ambientación. El Worlbuilding es sencillamente magistral, pero al mismo tiempo hace de esta novela no apta para cualquier lector. El abundante uso de términos tecnológicos y futuristas, hará las delicias de algunos y llevará a la desesperación a aquellos poco habituados a ello. En ningún momento hay excesos, que nadie se lleve a equivocación. Todos los términos empleados son de un gran valor para que nos sumerjamos en ese futuro que presenta su autor. Nos encontramos, por lo tanto, ante una novela de pura ciencia ficción, densa, pero con numerosos matices.

El salto temporal de la novela no tiene desperdicio, 2000 años en el tiempo. Y sinceramente, ¿quién puede poner alguna pega a lo que sucederá entonces? Ninguno estaremos allí para comprobarlo, así que mejor dejar los prejuicios a un lado y disfrutemos de la ambientación que propone el autor.

Supongo que después de haber leído la sinopsis habrá alguno que estará pensando si les voy a contar quiénes son los Tecnoguardianes. Pues no, eso lo vais a tener que averiguar a lo largo de sus más de seiscientas páginas. Volvemos a usar el término de tochaco de libro y nunca mejor dicho.

La historia comienza con el hallazgo de una nave a la deriva en la que solo dos supervivientes son rescatados. A partir de ahí, se presenta al elenco de personajes y un no parar de sucesos, situaciones de todo tipo. Resulta difícil decir en un libro tan extenso que no sobran páginas, pero si me apuras, igual hasta le faltan. Todo. todito (permítanme la redundancia) tiene su sentido. El trabajo que hay detrás de una novela de esta envergadura hace que esos dos años de espera hayan merecido la pena. Si eres amante de grandes de la literatura de ciencia ficción, como el señor Asimov, no te puedes perder esta lectura.

Uno de los puntos a resaltar de la trama son esas escenas de acción, que se vislumbran desde la mismísima portada. Sublime es decir poco, cochina envidia, como diría uno que yo me sé. Ja, ja, ja.

Pocos momentos de respiro vas a encontrar a lo largo de sus más de seiscientas páginas. Una inmersión en toda regla en un hipotético futuro, en dónde la tecnología, la robótica y las I.A. estarán muy presentes, para también la de tipos dispuestos a correr el riesgo ante no pocos peligros. Una novela muy visual (reconozco que esa es una de mis debilidades), en la que es muy fácil proyectar en tu cabeza los distintos acontecimientos que se narran. El autor nos lo pone muy fácil al lector, a pesar de ese abundante uso de terminología futurista.

El final, ese que tantas veces me ha desconcertado en muchas novelas, me ha resultado muy grato. Todo bien hilvanado, sin dejar puntos de sutura, y mira que yo soy lo antagónico en este aspecto. Y nada de resuelto en dos páginas (cómo detesto esto de las novelas xD).

Quiero resaltar que Los Tecnoguardianes pertenece a ese mismo mundo del que hace gala en otra de sus novelas, Los Mundos del Emperador: Auryn, pero que se pueden leer de forma independiente, lo mismo que ese spin off, El incidente Cretta (libro que recomiendo leer para que comprobéis, en una dosis más reducida de páginas, la buena mano del autor).

Conclusión

Ópera espacial que no tiene nada que envidiar a los grandes o que, por lo menos, está a su misma altura. Un libro que se disfruta por los sentidos, tanto en lo componente visual (con esas fantásticas ilustraciones) como en el terreno exclusivamente literario. Libro no apto para cualquier público, pero que si te quitas esos prejuicios sobre la terminología futurista, lo vas a pasar en grande.

Con la mierda que echan últimamente en Netflix y tenga que recurrir a un libro para disfrutar de una buena historia de ciencia ficción. Hay que joderse. Si hay falta de ideas, ahí tenéis una buena historia que daría para mucho en la pequeña pantalla.

A David Loren Bielsa una advertencia: “Million miles an hour” de Nickelback. Mira que la tenemos, ¿eh? Eso no se le dice a un melómano y ex critico musical xD. Nominado en GH LLEC por semejante insulto. Ja, ja, ja. Donde esté Kay Hansen cantando: “Anywhere… in the galaxy”.

Cuarta Reseña

No voy adelantar nada esta vez, solo que me estreno con el autor/a y que cambiamos de género. Quedaros con dos mensajes de esta reseña: que hay que leer sí o sí Los Tecnoguardianes y, lo más importante, que decimos adios al Malvado y lo dejamos solo en JL Prieto, que ya va siendo hora de poner etiquetas a alguien que en lo personal, pocos, muy pocos, conocen.

 

“Tal vez la felicidad es esta:
no sentir que deberías estar en otro lado,
hacer otra cosa,
ser alguien más”.
Isaac Asimov

Reseña de “El Maestro de ilusiones” de Alejandra de San Cristóbal

Mal MagComo anuncié la semana pasada, la segunda reseña de este especial Premio Literario Amazón Storyteller sería la de El maestro de ilusiones de Alejandra de San Cristóbal, y claro, había que ir preparado para la ocasión. ¿A qué mola mi chistera? Ja, ja, ja. No tengo vergüenza, lo sé.
Fuera de bromas, con un titulo así está claro que la cosa hoy va de magia o, mejor dicho, de ilusionismo. Lo que la autora no sabe es que un servidor es un fan de este tipo de espectáculos, pero con el único fin de descubrir donde está la trampa o artimaña. Desde el primer momento he tenido claro que ni Houdini ni Houdin, el auténtico ilusionista de esta historia es la propia autora. ¡A mí no me engñas, Alejandra! Con mi block de notas a un lado y el lapicero entre de los dientes, me propuse averiguar cuál era el truco. A continuación os dejo mis impresiones y lo que saqué en claro de la lectura de este libro.

El maestro de ilusiones

 

EMDIFicha técnica:
Título: El maestro de ilusiones
Autor: Alejandra de San Cristóbal
Género: Misterio
Edición: 1/05/20
Páginas: 277

 

Sinopsis:
En 1825, un jocen relojero recibe por error unos libros de magia que cambiaran su vida para siempre.
Durante el siglo XX, el gran Harry Houdini sorprende al mundo con sus habilidades.
En la actualidad, un profesor de universidad verá cómo su tranquilo mundo se desvanece sin previo aviso.
Tres hombres, tres épocas distintas, pero un solo misterio que los mantiene unidos.

Opinión:
Lo primero que quiero resaltar es la excelente portada. ¿No me digáis que no parece el cartel publicitario de un espectáculo de magia? Sin duda, gran envoltorio para su contenido. Enhorabuena al autor/a. Lo mismo podría aplicarse a la maquetación del libro. Si alguno piensa a estas alturas que un libro de 2´99 euros es sinónimo de poca calidad, que se vaya quitando esa idea de la cabeza. Los dos libros leídos este son soberbios en este aspecto, y no digo la excelencia que tiene el libro con el que ahora estoy entre manos y que será mi tercera reseña de este año.

No sé si David Lorén Bielsa (él es el experto, no yo) aprobará o no esta sinopsis, pero a mi juicio me parece muy acertada. A veces menos es más.

Vamos con el contenido, que es lo realmente importante. De lo general a lo particular. Libro muy ameno, se lee en un suspiro y realmente adictivo. Lo que me gusta a mí los cliffhanger, imposible no pasar a la siguiente página; de ahí lo rápido que me lo he leído. Eso sí, me volví a pasar la parada de metro, y fueron dos veces con este libro.

Como ya adelanta en la sinopsis, nos vamos a encontrar con dos marcos temporales distintos: uno en la época actual, el otro en el siglo XIX ( en modo de flashbacks). Desde el primer momento uno tiene la sensación de que todo es importante, que los hechos históricos no solo están ahí para demostrar el estudio previo sobre la época en la que la magia salía de las calles para convertirse en espectáculos propiamente dichos. Quizás, y esto lo digo por cuestión de gusto, me hubiera gustado que la autora hubiera profundizado un poco más en este apartado. Puede que le hubiera restado al conjunto dinamismo, pero le habría dado un plus en el sentido de comprender las inquietudes de la época ya mencionada.

La historia comienza con la descripción del primer día de clase de un profesor universitario, Alexander Castro. La asignatura: Historia del ilusionismo (¿por qué no tuve la oportunidad de estudiar esto en la Facultad de Filosofia y Letras de la Universidad de León? No es justo). Todo parece ir a las mil maravillas hasta que nuestro profesor pierde la memoria. Aquí uno podría pensar que estamos ante otra historia más del típico personaje que va a luchar por recuperar lo que ha olvidado (nueve meses, nada más y nada menos). Pues sí y no.

A partir de este momento comienza el auténtico puzle, que es en sí la historia, por lo que nos tocará ir uniendo las piezas para que todo concuerde al final. ¿Lo habrá conseguido la autora? Quemadito estoy con este aspecto, luego me explico.

Tres son los personajes principales de la historia. Por un lado nuestro mencionado profesor universitario; en segundo lugar Nora (no solo es la presencia femenina de la historia, sino también la que pone la cordura); por último, mi personaje favorito de la historia: Cris. El papel de este último, no solo es determinante para poner esa nota de humor (que no cómico), sin él la novela no sería la misma.

Por otro lado, tenemos esos flashbacks que nos llevan a la época de Jean Eugène Robert-Houdin (ilusionista francés, considerado el padre de la magia moderna) y, cómo no, Erik Weisz, más conocido como Harry Houdini (el escapista más grande de todos los tiempos).

{Ya me estoy imaginando a mi compañero David Lorén Bielsa pronunciando de sus labios eso de «pedante». A lo que yo responde como lo haría Torres (uno de mis personajes literarios): «habla chucho que no te escucho»} El saber no ocupa lugar.

La historia tiene de todos los ingredientes de una novela de misterio. Nada falta nada sobra, ni por defecto ni por exceso.  Eso sí, muy light, apta para todos los públicos.

Ahora va mi mosqueo, que no es otra que la resolución de la trama. Por regla general, los libros en los que se resuelve TODO en el último capítulo me dejan con esa sensación de que me han tomado el pelo, que se ha sacado la resolución a todas las incógnitas de la chistera (nunca mejor dicho). Pues eso es lo que pasa aquí, pero con una clara nota que lo distingue de las novelas a las que me refiero. Esta trama no es más que un juego de ilusiones, la sensación final es que la autora ha jugado con nosotros en todo momento y lo resuelve como lo haría un mago: todo tiene un truco o no, según se mire. Vamos, que la historia ha de terminar así, sí o sí. Gran acierto, Alejandra.

Entonces, ¿cuál es mi mosqueo? Pues que el lapicero sigue entre los dientes y no he conseguido encontrar el truco.

Conclusión

Novela de misterio apta para todos los públicos, que me ha llevado a lecturas de hace la pira de años, y lo que en otro momento podría ser un aspecto negativo, me ha recordado de por qué aún creo en la magia; también en la literatura. De hecho, la gran pregunta que nos podemos hacer al final de esta novela: ¿Existe realmente la magia?
Ojito con El Maestro de ilusiones que, por popularidad, podría ser una firme candidata a ser una de las cinco candidatas a ser finalista. ¿Problema? Que hablamos de un Premio, no de un concurso de popularidad, pero dicho queda.

Tercera Reseña

Esta me llevará un poco más de tiempo, porque voy a tener que digerir mucho. No obstante, llevo dos años esperando su salida. Además, estoy en el Space y me llevará un poco de tiempo regresar a la Tierra, no digamos ya a la época actual.

No dejéis de leer. 
Da igual si se trata de una novela del PLAS o no, pero leer.
Porque leyendo se viaja a lugares que solo existen en la imaginación.
JL Prieto

LLECentretenimientos #3 (soluciones)

F SLLLlegó el día de desvelar cuáles eran las palabras ocultas en nuestra sopaLLEC. El plazo vencía el miércoles 27 de mayo, pero debido a la dificultad para dar con la solución de nuestro especial finalistas del Premio Literario Amazon, tanto Magda Jiménez Guerra como un servidor (JL Prieto) decidimos posponer la fecha límite hasta el viernes 29 de mayo a las 23:59. Solo un participante consiguió resolver los dos niveles a tiempo. Enhorabuena Salvador Alba, que poco a poco se está convirtiendo en un Master de los retos de este grupo.

 

Nivel Guerra

1- Oficio o trabajo de la protagonista, Laura Badía.
2- ¿Con cuántos años Blanca intuye que la vida está hecha de decisiones?
3- Nombre de la finalista del PLA 2016 que fue administradora y fundadora del Grupo LLEC.
4- ¿De quién es el busto que desaparece del museo de la ciudad de Verona?
5- Apellido del presidente de Inmemoriam.
6- ¿En qué ciudad en el 2013 comienzan aparecer cadáveres de jóvenes, desangradas con aparatos de tortura?
7- Título nobiliario de la protagonista del libro finalista por partida doble en el PLA.

SLL NG (soluciones)

 

Nivel Malvado

 

1- Apellido del embajador del Segundo Premio literario.
2- ¿Qué colecciona uno de los finalistas del PLA?
3- Labor poco conocida del autor que nos conquistó con su mirada?
4- Apellido del protagonista cuya mente ágil lo ha encumbrado como uno de los mejores publicistas de San Francisco
5- ¿Qué número está entre siete y dos, de uno de los finalistas del PLA?
6- Una dolencia lo tuvo prácticamente inválido. Apellido de este autor finalista.
7- ¿Cuál es el cargo de la persona que encarga a Elías recuperar la Cruz de Caravaca.

SLL NM (soluciones)

LLECentretenimientos #3 (especial finalistas del Premio literario Amazon)

F SLL

Magda Jiménez Guerra y JL Prieto

Como diría Enrique Villareal “el Drogas”: Sean bienvenidos a una nueva edición de nuestros LLECentretenimientos, la sección que pone a prueba vuestro conocimiento del panorama Indie. En esta ocasión, un especial sobre los finalistas del PLA (os imagináis que nos hubiéramos decantado por cualquier participante). En esta ocasión los lleclistillos (participantes) tendréis que resolver dos SopaLLEC (ideal para el calorcito, a que sí). Magda Jiménez Guerra y JL Prieto serán los encargados de poneros a prueba. ¿Queréis saber en qué consiste el juego? Vamos a ello.

 

SopaLLEC

 

Primero os tocó resolver unos crucigramas, después fue el turno de resolver un rosco. Vamos a ver que tal se os dan estas dos sopas de letras. Dos niveles, catorce preguntas y, cómo no puede ser de otra forma, encontrar las palabras en la imagen que se adjunta. ¿Empezamos?

Nivel Guerra

 

1- Oficio o trabajo de la protagonista, Laura Badía.

2- ¿Con cuántos  años Blanca intuye que la vida está hecha de decisiones?

3- Nombre de la finalista del PLA 2016 que fue administradora y fundadora del Grupo LLEC.

4-  ¿De quién es el busto que desaparece del museo de la ciudad de Verona?

5- Apellido del presidente de Inmemoriam.

6- ¿En qué ciudad en el 2013 comienzan aparecer cadáveres de jóvenes, desangradas con aparatos de tortura?

7- Título nobiliario de la protagonista del libro finalista por partida doble en el PLA.

SLL NG

Nivel Malvado

 

1- Apellido del embajador del Segundo Premio literario.

2- ¿Qué colecciona uno de los finalistas del PLA?

3- Labor poco conocida del autor que nos conquistó con su mirada?

4- Apellido del protagonista cuya mente ágil lo ha encumbrado como uno de los mejores publicistas de San Francisco

5- ¿Qué número está entre siete y dos, de uno de los finalistas del PLA?

6- Una dolencia lo tuvo prácticamente inválido. Apellido de este autor finalista.

7- ¿Cuál es el cargo de la persona que encarga a Elías recuperar la Cruz de Caravaca.

SLL NM

Resolución

 

Tan sencillo como enviarnos a Magda Jiménez Guerra o a mí un Messenger con las respuestas correctas, además de la sopaLLEC resuelta o un correo a elgrupollec@gmail.com

El plazo para resolver es hasta las 23:59 del viernes día 29 de mayo.

 

Reseña de “Cinco pinches balas” de Sebastián E. Luna (especial PLAS 2020)

EMJ

Que alguien le diga al Malvado que ya no estamos en época de chupa.

Como cada año, y ya van tres, el grupo LLEC dedicará parte de sus dinámicas a fomentar el PLAS. No, no hablo de una bofetada, aunque suene casi igual. Me refiero al Premio Literario Amazon Storyteller 2020. ¿Se han lucido con el nombrecito este año o solo lo pienso yo?
Por la parte que me toca, ya que este año seremos varios los editores en el blog, espero seguir en racha. Hasta la fecha, alguno de los libros que he reseñado han acabado resultando finalista (incluso uno de ellos se llevo el premio). ¿Cuestión de suerte? Imagino. En cualquier caso, esa suerte para los autores, me viene desde antes de que existiera o tuviera conocimiento de este grupo. Prefiero pensar que el afortunado soy yo, por leer tantos buenos libros.
Desde que tuve conocimiento de que Sebastián E. Luna se iba a presentar con Cinco pinches balas (libro del que ya oí hablar hace un año), tenía muy claro que sería mi primera lectura del PLAS. Y como me gusta ir con la verdad por delante (así me pasa luego en este oficio), tenía ciertas reservas. No por su calidad literaria (menos aún después de haber leído cuatro de sus libros anteriormente), sino por las altas expectativas creadas.
Para aquellos que no sepan del autor, les recomiendo encarecidamente que lean (aquí sale mi vena irreverente) una puta obra maestra de la literatura independiente. Me refiero a Senderos de rock. Para un melómano declarado y confeso, excrítico musical para más inri, el libro es un verdadero disfute en muchos sentidos, si bien la historia que se cuenta va por otros derroteros que no son los exclusivamente musicales. Aprovecho que el autor leerá esta reseña para recordarle que tiene una cuenta que saldar con este libro y un servidor.
Todo esto para deciros que el listón estaba muy alto. Al libro anteriormente mencionado le siguió Mario, despierta, otro libraco y Karen (desde mi punto de vista un peldaño por debajo de los dos anteriores, pero igualmente recomendable).

Cinco pinches balas

5PBLo que van a descansar mis compañeros de LLEC, que los tengo fritos con el deje mejicano. País, en el que ni por asomo he estado, pero por el que siento una simpatía. Lo dicho, se acabaron los no mames, güey, déjate de pendejadas, etc. En fin, es lo que le pasa cuando te metes tanto en la historia. Ya veréis la que os lío cuando la historia se desarrolle en Alemania. Ja, ja, ja.

 

Ficha técnica:
Título: Cinco pinches balas
Autor: Sebastián E. Luna
Género: Un popurrí, aunque me decanto por una thriller de aventuras con narcos.
Edición: 30 de abril del 2020 
Páginas: Muchas (688).

Sinopsis:
Una inesperada noticia hace temblar los cimientos de la casa blanca.
Miami, 2004
Un año después de la cacería que acabó con Nazario Pontejos, una enigmática mexicana acude a los detectives de Darko & Cía con una orden del narco: encontrar el oro que durante su juventud le sirvió para coronarse como el Faraón de la droga. Un antiguo tesoro que la Igesia Católica perdió en un galeón que jamás llegó a su destino.
Para el barco guarda sus propios secrertos. Su bodega esconde algo más que piezas de oro, esmeraldas y ribíes. Un objeto descrito hace dos mil años que se creía desaparecido entre limbos de arena y tiempo.
El FBI lo sabe. Los nuevos cárteles también. Si los detectives no se adelantan en su búsqueda, cambiará el curso de la historia y el devenir de la humanidad. La clave para resolver el enigma reside en los entresijos de la obra artística de tres grandes genios del Siglo XX.

Valoración:
Lo que más me gusta de reseñar es lo de no poner notas, para eso está Amazon y sus estrellitas (absurdo total). Para gustos colores. Mi opinión es como lector, lo que me desprende su lectura, lo que me ha hecho disfrutar (o no) la historia.
Si tuviera que decir qué es lo que más flojo me ha parecido de todo el conjunto, diría su sinopsis. Nada nuevo al frente, perfecta en cuanto a de lo que va el libro, pero sin que me diga que voy a encontrar algo diferente a lo que haya leído del género. De hecho, y con mis respetos al autor, si me dicen que se trata de una aventura de mi idolatrado Jaime Azcárate (personaje literario de Jorge Magano, ganador del primer Premio Literario Amazon en el 2014) me lo hubiera creído y, por supuesto, también lo habría adquirido.
La portada me parece una obra maestra. Me has hechos recordar mis clases de pintura cuando estudiaba Historia del arte en la Universidad de León. Vamos, un envoltorio perfecto para lo que hay dentro.
Algo que estoy empezando a valorar en las reseñas es la maquetación. Viendo las muestras de los lectores que lo han adquirido en físico, me arrepiento de haberlo hecho en digital. En cualquier caso, es algo subsanable.
Un libro con 688 páginas puede considerarse denso para un Premio Literario como el de Amazon, pero la narración de Sebastián E. Luna, exquisita, hace que el libraco que has adquirido se te pase en un pis pas. Vamos, que no me voy a quejar yo de su densidad, aunque para paladares menos exigentes les puede resultar un poco extensa. A mi juicio, nada sobra. Ni siquiera la Dúrcal.
En cuanto al contenido, que es lo que realmente importa, es una mezcla de aventura y thriller. Una investigación repleta de giros, de personajes bien estructurados, de intenso calor (Miami y su clima). La forma en como Sebastián narra hace que la camiseta se te pegue a la piel, que llegues a sentir las picaduras de los jodidos mosquitos y cómo no, el olor a polvora.
Aquellos que les guste escarbar entre las páginas, se darán cuenta de que hay un trabajo de investigación sobresaliente. Los que no, ellos se lo pierden.
Es una novela muy visual. Esto me hace pensar en el bodrio que me trague hace dos días en Netflix, si comparo la trama de la película con respecto al libro. Vamos, que seguro que más de uno se lo imagina en formato film.
Si no fuera suficiente con la parte más cruda de investigación, con el axfisiante calor, momentos repleto de acción, mosquitos y aligators, tiene también una parte de misterio, que es (sin duda) la parte que más me ha gustado.
En resumen, un libraco (y ya van tres veces que lo digo) que vas a disfrutar si te gustan las novelas de aventura. En términos musicales, me atrevo a decir que es pura delicatessen.

Conclusión:
No tengo ni idea sí es un libro apto para este tipo de premio. Algunos dirán que demasiadas páginas. A esos les digo que La hija del dragón de Myriam Millan ganó el mencionado peremio con otro libraco (y ya van cuatro). Como al resto de los participantes del PLAS, le deseo al autor mucha suerte o mucha mierda como dirían en el teatro.
Esté o no dentro de las cinco novelas candidatas al final, sin duda, será uno de los libros del PLAS. Más que recomendable. Eso sí, pilla antimosquitos y un ventilador. Y ya puestos, una nevera portátil. Si no lo haces, te arrepentirás.
Y termino con un brindis. De tequila, por supuesto. Eso me hace pensar que la última vez que tomé uno fue en San Juan, León, año… Mejor lo dejó aquí, que esa es otra historia.
Enhorabuena a todos los implicados en la concepcepción del libro. Muy cerquita de Senderos de rock en cuanto a disfrute.

Segunda reseña por JL Prieto (el Malvado)

Cambio de tercio, de género y de ciudad. La siguiente novela tendrá mucho de magia. Y no, no se me ha ido la pinza. No os voy a contar cómo me lo pasé en grande viendo al Mago Pop. Me refiero a El Maestro de ilusiones de Alejandra de San Cristóbal. Amenazo con volver, puede que esta misma semana.

Como diría Porky: ¡¡¡Esto es todo, amigos!!!

JL Prieto (el Malvado)

RETO #11: RETODELASCAJAS

RDLCYa tenemos a los finalistas del último Reto LLEC, pero antes de anunciar sus nombres os voy a comentar en qué consistía el #retodelascajas y cómo se gestó. En esta ocasión los Maestros de ceremonia eran Salvador Alba y un servidor (JL Prieto). El objetivo era jugar con los clásicos, pero poniendo en apuros a los participantes, ya que tenían que adaptar los extractos a géneros que poco, o nada, tienen que ver con el original. Eres creativo, ¿demuéstralo?

Los participantes del Reto debían escoger un número y un color, de acuerdo a la imagen que adjunto. De esa forma nuestros intrépidos llecamigos sellaban su destino en el reto. Estos fueron los extractos escogidos por los Maestros y  los géneros que te podían tocar. 

EL RESPLANDOR (caja Nº1)


El ResplandorCon un sollozo, Wendy entró en el cuarto de baño y cerró lentamente la puerta en el preciso instante en que la del dormitorio cedía, dejando pasar a Jack, vociferante.
Wendy corrió el cerrojo e hizo girar la llave, mirando desesperadamente a su alrededor. El cuarto de baño estaba vacío. Danny no estaba allí tampoco. Y cuando alcanzó a ver en el espejo del botiquín un rostro horrorizado y manchado de sangre, Wendy se alegró. Jamás había creído que los niños debieran ser testigos de las mezquinas disputas entre sus padres. Y tal vez eso que en ese momento se ensañaba en asolar el dormitorio, derribándolo y aplastándolo todo, terminaría por desplomarse exánime antes de poder ir en persecución de su hijo. Tal vez, pensó Wendy, ella misma podría volver a herirlo, incluso… matarlo, quizás.
Sus ojos recorrieron rápidamente los artefactos del baño, en busca de cualquier cosa que se pudiera utilizar como un arma. Había una pastilla de jabón, pero Wendy no creía que, ni siquiera envolviéndola en una toalla, pudiera resultar bastante mortífero. Y todo lo demás estaba bajo llave. Dios, ¿no habría nada que pudiera hacer? Del otro lado de la puerta, los ruidos bestiales de la destrucción seguían sin pausa, acompañados de amenazas vociferadas con voz pastosa.
Que los dos «se tomarían su medicina» y «pagarían todo lo que le habían hecho». Que él «ya les enseñaría quién manda». Que eran unos «cachorros inútiles», los dos.
Se oyó un estrépito, el del tocadiscos derribado al suelo; el ruido hueco del tubo del televisor de segunda mano al estallar, el tintineo de los vidrios de la ventana, seguido por una corriente de aire frío que se coló por debajo de la puerta del cuarto de baño. Los colchones de las camas gemelas donde habían dormido juntos, cadera con cadera, cayeron al suelo con un ruido sordo. Se oían los golpes indiscriminados del mazo contra las paredes.
Pero en esa voz aullante, aterradora, vociferante, no quedaba nada del verdadero Jack. Era una voz que tan pronto gimoteaba en un frenesí de autocompasión como se elevaba en chillidos espeluznantes; a Wendy le daba escalofríos, le recordaba las voces que resonaban a veces en el pabellón de geriatría del hospital donde ella había trabajado durante el verano, mientras estaba en la escuela secundaria. Demencia senil. El que estaba ahí fuera ya no
era Jack. Lo que Wendy oía era la voz lunática y destructora del propio «Overlook».
El mazo se encarnizó ahora con la puerta del baño, arrancando un gran trozo del débil revestimiento. Una cara agotada, semienloquecida, la miró. La boca, las mejillas, la garganta, estaban cubiertas de sangre; lo único que Wendy alcanzaba a ver, minúsculo y brillante, era el ojo de un cerdo.
—No te queda dónde escapar, so puta.
—La insultó, jadeante, con su
monstruosa sonrisa.
El mazo volvió a descender, y una lluvia de astillas cayó dentro de la bañera y fue a dar contra la superficie reflectante del botiquín…
(¡¡El botiquín!!)
Un gemido desesperado empezó a salir de su garganta mientras Wendy, momentáneamente olvidada del dolor, giraba sobre sí misma para abrir violentamente la puerta del botiquín y empezaba a revolver en su contenido, mientras a sus espaldas la voz seguía bramando.
— ¡Ya te alcanzo! ¡Ya te alcanzo, cerda!
Jack seguía demoliendo la puerta en un mecánico frenesí.
Frascos y botellas rodaban bajo los dedos desesperados de Wendy; jarabe para la tos, vaselina, champú, agua oxigenada, benzocaína, todo iba cayendo en el lavabo y haciéndose pedazos.
En el momento en que oía de nuevo la mano que empezaba a tantear en busca del cerrojo y de la cerradura, Wendy encontró el estuche de las hojas de afeitar de doble filo.
Con la respiración entrecortada, el pulso tembloroso, sacó torpemente una de las hojitas, cortándose al hacerlo la yema del pulgar. Giró de nuevo en redondo y asestó un tajo a la mano, que había dado la vuelta a la llave e intentaba ahora descorrer el cerrojo.
Jack dio un grito y la mano desapareció. Acechante, sosteniendo la cuchilla entre el pulgar y el índice, Wendy esperó un nuevo intento. Cuando se produjo, volvió a atacarlo; él volvió a gritar, tratando de cogerle la mano, pero Wendy siguió asestándole tajos. La hoja de afeitar le resbaló de la mano, volvió a cortarla y se le cayó al suelo, junto al inodoro.
Wendy sacó otra del estuche y esperó. Oyó movimientos en la habitación de al lado…
(¿¿él se iría??) y un ruido que entraba por la ventana del dormitorio. Un motor. Un ruido agudo, zumbante, como un insecto.
Un furioso rugido de Jack y después… sí, sí, Wendy estaba segura… lo oyó irse del apartamento del vigilante, caminar entre los despojos para salir al pasillo.

Géneros a adaptar:
Azul: Chick Lit
Naranja: Cyberpunk
Amarillo: Épica

 

DON QUIJOTE DE LA MANCHA (caja Nº2)

 

DQDLMEn esto descubrieron treinta o cuarenta molinos de viento que hay en aquel campo, y así como Don Quijote los vió, dijo a su escudero: la ventura va guiando nuestras cosas mejor de lo que acertáramos a desear; porque ves allí, amigo Sancho Panza, donde se descubren treinta o poco más desaforados gigantes con quien pienso hacer batalla, y quitarles a todos las vidas, con cuyos despojos comenzaremos a enriquecer: que esta es buena guerra, y es gran servicio de Dios quitar tan mala simiente de sobre la faz de la tierra. ¿Qué gigantes? dijo Sancho Panza. Aquellos que allí ves, respondió su amo, de los brazos largos, que los suelen tener algunos de casi dos leguas. Mire vuestra merced, respondió Sancho, que aquellos que allí se parecen no son gigantes, sino molinos de viento, y lo que en ellos parecen brazos son las aspas, que volteadas del viento hacen andar la piedra del molino. Bien parece, respondió Don Quijote, que no estás cursado en esto de las aventuras; ellos son gigantes, y si tienes miedo quítate de ahí, y ponte en oración en el espacio que yo voy a entrar con ellos en fiera y desigual batalla. Y diciendo esto, dio de espuelas a su caballo Rocinante, sin atender a las voces que su escudero Sancho le daba, advirtiéndole que sin duda alguna eran molinos de viento, y no gigantes aquellos que iba a acometer. Pero él iba tan puesto en que eran gigantes, que ni oía las voces de su escudero Sancho, ni echaba de ver, aunque estaba ya bien cerca, lo que eran; antes iba diciendo en voces altas: non fuyades, cobardes y viles criaturas, que un solo caballero es el que os acomete. Levantóse en esto un poco de viento y las grandes aspas comenzaron a moverse, lo cual visto por Don Quijote, dijo: pues aunque mováis más brazos que los del gigante Briareo, me lo habéis de pagar. Y en diciendo esto, y encomendándose de todo corazón a su señora Dulcinea, pidiéndole que en tal trance le socorriese, bien cubierto de su rodela, con la lanza en ristre, arremetió a todo el galope de Rocinante, y embistió con el primer molino que estaba delante; y dándole una lanzada en el aspa, la volvió el viento con tanta furia, que hizo la lanza pedazos, llevándose tras sí al caballo y al caballero, que fue rodando muy maltrecho por el campo. Acudió Sancho Panza a socorrerle a todo el correr de su asno, y cuando llegó, halló que no se podía menear, tal fue el golpe que dio con él Rocinante. ¡Válame Dios! dijo Sancho; ¿no le dije yo a vuestra merced que mirase bien lo que hacía, que no eran sino molinos de viento, y no los podía ignorar sino quien llevase otros tales en la cabeza? Calla, amigo Sancho, respondió Don Quijote, que las cosas de la guerra, más que otras, están sujetas a continua mudanza, cuanto más que yo pienso, y es así verdad, que aquel sabio Frestón, que me robó el aposento y los libros, ha vuelto estos gigantes en molinos
por quitarme la gloria de su vencimiento: tal es la enemistad que me tiene; mas al cabo al cabo han de poder poco sus malas artes contra la voluntad de mi espada. Dios lo haga como puede, respondió Sancho Panza. Y ayudándole a levantar, tornó a subir sobre Rocinante, que medio despaldado estaba; y hablando en la pasada aventura, siguieron el camino del puerto Lápice, porque allí decía Don Quijote que no era posible dejar de hallarse muchas y diversas aventuras, por ser lugar muy pasajero; sino que iba muy pesaroso por haberle faltado la lanza y diciéndoselo a su escudero, dijo: yo me acuerdo haber leído que un caballero español, llamado Diego Pérez de Vargas, habiéndosele en una batalla roto la espada, desgajó de una encina un pesado ramo o tronco, y con él hizo tales cosas aquel día, y machacó tantos moros, que le quedó por sobrenombre Machuca, y así él, como sus descendientes, se llamaron desde aquel día en adelante Vargas y Machuca. Hete dicho esto, porque de la primera encina o roble que se me depare, pienso desgajar otro tronco tal y bueno como aquel, que me imagino y pienso hacer con él tales hazañas, que tú te tengas por bien afortunado de haber merecido venir a verlas, y aser testigo de cosas que apenas podrán ser creídas. A la mano de Dios, dijo Sancho, yo lo creo todo así como vuestra merced lo dice; pero enderécese un poco, que parece que va de medio lado, y debe de ser del molimiento de la caída. Así es la verdad, respondió Don Quijote; y si no me quejo del dolor, es porque no es dado a los caballeros andantes quejarse de herida alguna, aunque se le salgan las tripas por ella. Si eso es así, no tengo yo que replicar, respondió Sancho; pero sabe Dios si yo me holgara que vuestra merced se quejara cuando alguna cosa le doliera. De mí sé decir, que me he de quejar del más pequeño dolor que tenga, si ya no se entiende también con los escuderos de los caballeros andantes eso del no quejarse. No se dejó de reír Don Quijote de la simplicidad de su escudero; y así le declaró que podía muy bien quejarse, como y cuando quisiese, sin gana o con ella, que hasta entonces no había leído cosa en contrario en la orden de caballería.

Géneros a adaptar:
Azul: Distopía
Naranja: Género Z
Amarillo: Novela Negra

DON JUAN TENORIO (caja Nº3)

 

DJTDICHOS y DON JUAN
D. JUAN. ¿A dónde vais, doña Inés?
D.ª INÉS. Dejadme salir, don Juan.
D. JUAN. ¿Que os deje salir?
BRÍGIDA. Señor,
sabiendo ya el accidente
del fuego, estará impaciente
por su hija el comendador.
D. JUAN. ¡El fuego! ¡Ah! No os dé cuidado
por don Gonzalo, que ya
dormir tranquilo le hará
el mensaje que le he enviado.
D.ª INÉS. ¿Le habéis dicho…?
D. JUAN. Que os hallabais
bajo mi amparo segura,
y el aura del campo pura,
libre, por fin, respirabais.
¡Cálmate, pues, vida mía!
Reposa aquí; y un momento
olvida de tu convento
la triste cárcel sombría.
¡Ah! ¿No es cierto, ángel de amor,
que en esta apartada orilla
más pura la luna brilla
y se respira mejor?
Esta aura que vaga, llena
de los sencillos olores
de las campesinas flores
Don Juan Tenorio
107
que brota esa orilla amena;
esa agua limpia y serena
que atraviesa sin temor
la barca del pescador
que espera cantando el día,
¿no es cierto, paloma mía,
que están respirando amor?
Esa armonía que el viento
recoge entre esos millares
de floridos olivares,
que agita con manso aliento;
ese dulcísimo acento
con que trina el ruiseñor
de sus copas morador,
llamando al cercano día,
¿no es verdad, gacela mía,
que están respirando amor?
Y estas palabras que están
filtrando insensiblemente
tu corazón, ya pendiente
de los labios de don Juan,
y cuyas ideas van
inflamando en su interior
un fuego germinador
no encendido todavía,
¿no es verdad, estrella mía,
que están respirando amor?
Y esas dos líquidas perlas
que se desprenden tranquilas
de tus radiantes pupilas
convidándome a beberlas,
evaporarse, a no verlas,
de sí mismas al calor;
y ese encendido color
que en tu semblante no había,
José Zorrilla
108
¿no es verdad, hermosa mía,
que están respirando amor?
¡Oh! Sí. bellísima Inés,
espejo y luz de mis ojos;
escucharme sin enojos,
como lo haces, amor es:
mira aquí a tus plantas, pues,
todo el altivo rigor
de este corazón traidor
que rendirse no creía,
adorando vida mía,
la esclavitud de tu amor.
D.ª INÉS. Callad, por Dios, ¡oh, don Juan!,
que no podré resistir
mucho tiempo sin morir,
tan nunca sentido afán.
¡Ah! Callad, por compasión,
que oyéndoos, me parece
que mi cerebro enloquece,
y se arde mi corazón.
¡Ah! Me habéis dado a beber
un filtro infernal sin duda,
que a rendiros os ayuda
la virtud de la mujer.
Tal vez poseéis, don Juan,
un misterioso amuleto,
que a vos me atrae en secreto
como irresistible imán.
Tal vez Satán puso en vos
su vista fascinadora,
su palabra seductora,
y el amor que negó a Dios.
¿Y qué he de hacer, ¡ay de mí!,
sino caer en vuestros brazos,
Don Juan Tenorio
109
si el corazón en pedazos
me vais robando de aquí?
No, don Juan, en poder mío
resistirte no está ya:
yo voy a ti, como va
sorbido al mar ese río.
Tu presencia me enajena,
tus palabras me alucinan,
y tus ojos me fascinan,
y tu aliento me envenena.
¡Don Juan!, ¡don Juan!, yo lo imploro
de tu hidalga compasión
o arráncame el corazón,
o ámame, porque te adoro.
D. JUAN. ¡Alma mía! Esa palabra
cambia de modo mi ser,
que alcanzo que puede hacer
hasta que el Edén se me abra.
No es, doña Inés, Satanás
quien pone este amor en mí:
es Dios, que quiere por ti
ganarme para él quizás
No; el amor que hoy se atesora
en mi corazón mortal,
no es un amor terrenal
como el que sentí hasta ahora;
no es esa chispa fugaz
que cualquier ráfaga apaga;
es incendio que se traga
cuanto ve, inmenso voraz.
Desecha, pues, tu inquietud,
bellísima doña Inés,
porque me siento a tus pies
capaz aún de la virtud.
José Zorrilla
110
Sí; iré mi orgullo a postrar
ante el buen comendador,
y o habrá de darme tu amor,
o me tendrá que matar,
D.ª INÉS. ¡Don Juan de mi corazón!
D. JUAN. ¡Silencio! ¿Habéis escuchado?
D.ª INÉS. ¿Qué?
D. JUAN. Sí, una barca ha atracado
(Mira por el balcón.)
debajo de ese balcón,
Un hombre embozado de ella
salta… Brígida, al momento
pasad a ese otro aposento,
y perdonad, Inés bella,
si solo me importa estar.
D.ª INÉS. ¿Tardarás?
D. JUAN. Poco ha de ser.
D.ª INÉS. A mi padre hemos de ver.
D. JUAN. Sí, en cuanto empiece a clarear.
Adiós.

Géneros a adaptar:
Azul: LGTB
Naranja: Gore
Amarillo: Western

Los participantes debían de resolver el reto adaptándose lo más posible al texto escogido, pero modificando el género. Eso sí, en no más de 400 palabras. En total fueron 9 los llecamigos (sin contar los Maestros de ceremonia) los que consiguieron resolverlo. El lunes se abrió una encuesta en la que, además de votar por las dos mejores adaptaciones, te tenías que mojar y puntuar con 1 y 2 puntos. A mis oídos llegó algún pitido, nada nuevo en la vida del Malvado. Seguid intentándolo, mi nivel de maldad es ilimitado. Ja, ja, ja.

PRIMER FINALISTA

 

Samir Dabian Guerra se alzó con el primer puesto gracias a sus 8  votos y 12 puntos. De esta forma presentó su relato: “Sed indulgentes, vuestras mercedes, que Salvador Alba me ha retado. Don Juan Tenoiro me ha tocado y una escena LGTB he fraguado”. No se puede ser más llorón XD. Ja, ja, ja. Enhorabuena, te has llevado el premio gordo del Reto: los dos ejemplares físicos cedidos por Salvador Alba: Bienvenidos a Soberânia y En tiempo de muerte: Volumen 1, además de un espacio preferente en la cabecera del grupo LLEC  para promocionar uno de tus libros.   

DON JUAN, LIBERTADOR

—¿A dónde vais, doña Inés?
—Dejadme salir, don Juan.
—¿Que os deje salir?
No soy yo el que os aprisiona
y os niega vuestro verdadero ser, don Andrés.
—¡Cómo osáis!
—El osado es vuestro padre, don Gonzalo,
por haber condenado a su hijo por sentirse mujer
a ser encerrado tras los muros del convento
y a esconder bajo los hábitos su portento.
—Pero ¿vos qué queréis?
—Sacaros de vuestra prisión.
¿No es cierto, Andrés, mi amor,
que fuera del armario se vive mejor?
Que no importa ni sexo ni orientación
ya que todos amamos bajo la misma condición.
El amor es un sentimiento
que nos atrapa a hombres y mujeres por igual.
Y el odio es un tormento
que tenemos que exorcizar.
¡Oh! Sí, bellísimo Andrés,
espejo y luz de mis ojos:
escucharme sin enojos
como lo haces, amor es.
—¡Ah! Callad, por compasión,
que oyéndoos, me parece
que mi cerebro enloquece,
y se arde mi corazón.
Esa prisión en la que me encuentro
sus muros derriba
con la fuerza de su aliento.
Dios me libre, amado mío,
de posteriores lamentos
una vez salga
de este maldito convento.
Solo espero que Satán no hable por vos
y que esta declaración de amor
sean palabras de Dios.
—No es, don Andrés, Satanás
quien pone este amor en mí:
es Dios, quien no entiende de odios,
quien no entiende de remilgos,
quien solo entiende de amor.
Amor entre ellos y
amor entre ellas.
Pero, sobre todo,
amor por uno mismo.
—Cógeme de la mano, don Juan.
Ayúdame a salir de esta prisión
y a aceptar mi condición.
A mi padre hemos de ver
y que acepte mi verdadero ser.
—Juntos, don Juan y don Andrés,
caminarán hasta el amanecer.
Porque un nuevo día se aproxima
en el que nadie oculto viva
y pueda expresar su amor
sin temer al payaso tronador.

 

SEGUNDO FINALISTA

Jesús Salas se alzó con el segundo puesto con un total de 5 votos y 7 puntos. Suyo es el premio de promocionar uno de sus libros en la cabecera de nuestro grupo. Así fue su presentación: “Aquí os dejo mi relato para el reto. Más que un relato es un diálogo en clave de teatro, con una escena de Doña Inés y Don Juan, adaptada al género LGTB. Espero que os guste“. 


DOÑA INÉS Y DON JUAN… O DOÑA JUANA.

Doña Inés se ve con el afligido don Juan. Y su alma de mujer mira a los ojos del triste galán…
D. JUAN. ¿A dónde vais, doña Inés?
D.ª INÉS. Dejadme salir, don Juan. Bien sabéis el motivo de mi desazón.
D. JUAN. ¿Que os deje salir?
D.ª INÉS. ¿Le habéis dicho al comendador, que por conseguir mi amor, deseabais morir?
D. JUAN. Eso quise liberar de mi alma dolorida. Más no es amor no confeso lo que mi corazón esconde.
D.ª INÉS. Ningún dolor escondido que lucha por escapar, es más fuerte que el olvido de un amor mal entendido, sin tiempo por madurar.
D. JUAN. No seáis tan dulce a mis oídos. No lo merezco este día. No lo quiero, ni lo siento, aunque os tenga muy dentro… ¡pero ya no lo lamento!
D.ª INÉS. ¡Don Juan de mi corazón!
D. JUAN. ¿Qué podemos hacer, amada mía?
D.ª INÉS. Tú secreto es mi secreto. Tu amor, el mío sincero. Pues lloras a solas, lo sé. Y te afliges por perderme, entre el miedo de tu mente y el de todo tu cuerpo entero. Pues como varón viniste al mundo. Así naciste, don Juan. Hombre cabal, bien plantado. Apuesto y galante, y sincero. Sincero en contar tu amor, aún sintiéndote mujer en esa cárcel de varonil vigor. Más de Juana que de Juan, deberías ya tener. Así es como te veo yo. Y nada me ha de importar. Yo te quiero por tu ser, por tu alma y tu amistad. No es el cuerpo lo que veo, es tu ser lo que deseo. Y en eso os debéis conformar. Tal que Juan o Juana, vos seáis, ¿qué me importa a mí don Juan?
D. JUAN. ¡Silencio! ¿Habéis escuchado?
D.ª INÉS. ¿Qué?
D. JUAN. Sí, una barca ha atracado (Mira por el balcón), debajo de ese balcón. Un hombre embozado de ella salta… Brígida, al momento pasad a ese otro aposento, y perdonad, Inés bella, si solo me importa estar.
D.ª INÉS. ¿Tardarás?
D. JUAN. Poco ha de ser.
D.ª INÉS. Os amo a vos doña Juana.
D. JUAN. ¿Aún siendo mujer?
D.ª INÉS. Aún siendo mujer, o varón. O demonio del infierno. Es a vos a quién yo quiero.
(Don Juan o doña Juana llora en silencio)
D.ª INÉS. A mi padre hemos de ver.
D. JUAN. Sí, en cuanto empiece a clarear. Ahora debo marchar.

 

TERCER FINALISTA

 

Cristina Bragado Sánchez se hizo con la tercera posición con votos  y 6 puntos. Suyo es el premio de promocionar a un autor y libro en la cabecera de nuestro grupo. Esta fue su presentación: “A ver, más asustada que nadie; me ha tocado el Resplandor con Chick lit ¿Cómo se come esto?… Pues con mucho cuidado🤗. Ahí os lo dejo…

¡DÉJAME ENTRAR!

Turbada por la emoción de haber logrado al fin una cita con Jack, el buenorro del tercero, pasó al baño tal y como había soñado hacer tantas y tantas veces dejándole en el salón esperándola para después hacer su entrada triunfal.
Una vez dentro se miró en el espejo alegrándose de haber dejado al niño con la vecina, y rebuscando el pintalabios para retocarse un poco.
Cuando estaba a punto de comenzar a dar color a su boca con ese rojo sangre, que le había recomendado su amiga como irresistible para los hombres, comenzó a escuchar unos sonidos como de muebles en el comedor.
Se alteró un poco, pero continuó con lo que estaba hasta que un golpe fuerte hizo temblar la puerta del baño.

-¡Wendy! -gritó Jack- ¿Sales ya? ¿Cuánto te queda?

-Nada -respondió temblorosa- dame dos minutos. Enseguida estoy contigo. No seas impaciente. -rió.

Escuchó cómo él volvía sobre sus pasos y comenzó a ponerse el conjunto adquirido para la ocasión: un camisón de seda blanco con encaje que se ceñía a sus caderas lo justo para insinuar sin caer en la vulgaridad.
Se volvió a escuchar otro golpe seguido de lo que parecían muchos continuados y la voz de Jack que no paraba de repetir su nombre. Ella pensó: “Le tengo loco”, pero no pudo sofocar un grito cuando la puerta volvió a temblar y se resquebrajó del todo, dejando ver lo que era hasta ese momento el televisor de plasma de su dormitorio.
Se coló por la hendidura la cara de Jack que le decía:

-He subido aquí porque mi baño no funciona. Me estoy haciendo mis necesidades encima ¿Se puede saber qué estás haciendo?. Déjame pasar o tiro la puerta abajo.
Consternada y contrariada le tiró la escobilla del water, alejándose de la puerta e intentando esconderse en la bañera. Comenzó a llorar y a gritar:

-¡No!¡No!¡No! Tú has venido porque querías acostarte conmigo, reconócelo o no te dejo pasar.

-¡Mujer! ¡Por Dios! ¡Qué asco! ¡Déjame entrar! -le dijo Jack mientras con el brazo intentaba sin éxito abrir la puerta por dentro.
Wendy le tiró un bote de champú que impactó de lleno en su muñeca haciendo que él cejara en su empeño. Se hizo el silencio y lo siguiente que escuchó fueron los pasos de Jack saliendo precipitadamente de su casa.

 

¿Cómo participar en Reto LLEC como Maestros de ceremonias?

 

Muchos son los que ya han pasado por las mieles de lo que supone ser el Maestro de Ceremonias: Leno Bermúdez, David Lorén Bielsa, Samir Dabian Guerra, Dulce Merce, Bella Hayes, Izaskun Brujilla, además de un servidor. Si quieres convertirte en nuestro nuevo Maestro de Ceremonia es tan sencillo con ponerte en contacto conmigo (JL Prieto) o enviarnos tu propuesta a: elgrupollec@gmail.com

Eres creativo, ¿Demuéstralo?

 

#Yomequedoencasaleyendo

EMJ

JL Prieto (el Malvado)

El Gupo LLEC ha fomentado durante las últimas semanas el #Yomequedoencasa, porque si algo no ha podido impedir el Covid 19 es que sigamos manteniendo nuestro interés por aquello que tanto nos gusta: leer. Nada mejor que sumergirnos en un libro para desconectar del presente y olvidar, por un tiempo, la cruda realidad que nos está tocando vivir. Aprovecho el momento para enviar en nombre de la administración de este grupo, un fuerte abrazo a aquellos que se hayan visto afectados.
A continuación voy a dejar mi impresión sobre algunas de las novelas que he leído en este tiempo de cuarentena. Cuatro historias tan diferentes entre sí, con su pros y sus contras. Estos son los libros y los autores elegidos:

Purgatorio de Alberto Val Calvo

Purgatorio

A más de uno le puede chocar que haya elegido este libro teniendo en cuenta la situación actual. No, no se trata de ningún libro de epidemias, pero tiene mucho que ver con el confinamiento.
Ficha técnica:
Autor: Alberto Val Calvo
Título: Purgatorio
Género: Thriller Psicológico
Edición: 1/07/19
Páginas: 222

Sinopsis:
El concurso de moda encierra en una casa a diez personas, cada una de ellas con su particular historia a sus espaldas. Una crítica social sobre la deriva de los programas de entretenimiento hacia el amarillismo, el sensacionalismo y el todo vale. Incluye intriga, suspense y… ¡muerte!

Supongo que nada más ver la portada del libro a uno le viene a la memoria el reality que revolucionó la pantalla televisiva, allá por el año 2000. Anda que no ha llovido desde entonces. Un apunte de historia, el creador de este formato fue un empresario neerlandés de medios de comunicación y multimillonario, Johannes “John” Hendrikus de Mol. Albeto del Val realiza con Purgatorio, su particular versión de Big Brother.

Alberto Val Calvo

Alberto Val Calvo:
Nacido en Cuenca el 27 de sptiembre de 1984, desde muy pequeño sintió la lectura era una pasión, hasta el punto que se hizo periodista. Forma parte de la primera generación de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Castilla-La Mancha y, junto a otros compañeros, fundó Eldeportecoquense.es, en el cual trabaja en la actualidad,
Como escritor publicó su primera novela en 2018, El efecto Werthler, un thriller policíaco ambientado en Cuenca. Seis meses después piblicaría la novela que hoy ocupa mi interés. En la actualidad trabaja en su tercera novela, que espera publicar este mismo año.

Opinión:
Desconozco lo que David Lorén Bielsa podría decir al respecto, él es el experto en la materia no yo, pero lo que menos me ha convencido de la novela ha sido su sinopsis. Es cierto que todo lo expuesto coincide con lo que vas a encontrar en sus páginas interiores, pero ¿por qué no dejar al lector que lo descubra por sí mismo? Que sienta curiosidad por lo que va encontrar en sus páginas. A mi modo de ver, demasiados detalles. Para gustos colores, claro está.
La temática no es novedosa, seguro que a más de uno le viene a la memoria más de un libro centrado en programas de TV, lo que no resta originalidad a la trama. De hecho, uno de los puntos fuertes de esta novela es que en ningún momento te sentirás decepcionado si eres afín al género. Si lo he encuadrado en el thriller psicológico es, porque lo que más destaca de la historia es el modo en cómo el autor se adentra en la personalidad de cada uno de los personajes de la trama.
Diez presos lucharán por el mayor premio de la historia: la libertad. Para ello tendrán que deshacerse del resto de los participantes. Y lo harán a la vista de los televidentes, ya que forman parte del programa de televisión más mediático del momento, Purgatorio.
Como todo reality que se precie, los concursantes tendrán que superar las distintas pruebas que les impone, el que para mí es el gran aliciente de esta novela, su presentador. Philip Julius Spencer es un personaje que ha hecho las delicias del Malvado, un villano de los pies a la cabeza, con esa sonrisita de cabrón y tan particular. Un personaje que no te dejará indiferente y que, en cierto modo, eclipsa a los demás protagonistas. Ahora os pregunto: ¿Os acordáis quién era el presentador de GH1? ¿Y conocéis el nombre de todos sus participantes? Apuesto a que la mayoría (entre los que me incluyo) solo responderá a la primera cuestión.
La trama tiene los alicientes de un buen thriller: información a cuenta gotas, un ritmo que no decae en ningún instante, apostarás por un concursante u otro y… fallarás. Alianzas, manipulaciones y muertes, como se predica en la sinopsis. No es un libro extremadamente sangriento, ni falta que le hace. El final me dejó con la boca abierta. Lo cierto es que se lee en un suspiro.
Los apuntes musicales harán las delicias de todo melómano que se precie y es que, la inclusión de temas (actuales o no) en leste tipo de programas no es un aspecto superfluo. Podéis investigar por vuestra cuenta para verificar si es cierto o no.
Ahora petición al autor: Purgatorio merece una segunda edición. ¿Conseguirá Alberto Val ser el primero en conseguir que un reality no muera tras su primer año? Hasta ahora el resto lo ha hecho o, al menos, esa es mi opinión.

OKEANOS: El alma del mar de Óscar Rodrigo

Óscar Rodrigo

Óscar Rodrigo es, con todo merecimiento, uno de mis autores favoritos dentro del panorama Indie. OKEANOS es la cuarta o quinta novela que leo de este autor valenciano afincado en Nueva York. La razón por la que está entre mis preferidos: nunca escribe la misma novela y mira que entre su prolífica producción podría haber alguna que se le pareciera. Ni siquiera aquellas que forman parte de alguna saga lo son, lo que demuestra su buen hacer en las letras. No hace mucho se le preguntó en una mesa redonda de Panorama Indie Extra si en algún momento había sufrido eso que llamamos “el bloqueo del escritor”, a lo que él respondió: «lo que me falta es tiempo para escribir todas las historias que tengo en mi cabeza». Pues nada, Óscar. Tú a escribir y los demás a disfrutar. Por si no fuera suficiente con eso, es de esos autores que hace mucho por la difusión de la cultura, como demuestra en su programa: La parada de los monstruos.

Ficha técnica:
Autor: Óscar Rodrigo
Título: OKEANOS: El alma del mar
Género: Ciencia Ficción
Edición: 24/08/19
Páginas: 177

Sinopsis:
Vinilo Said Turner es un humano y fan de los ochenta terrestres, recién expulsado de las fuerzas armadas de la CUK. Ha decidido, con sus ahorros y la compensación económica del ejército, obtener la licencia de transportista espacial y adquirir una nave de tercera mano, la Carabela. En su primer viaje y con cargamento que él mismo desconoce, se las verá y deseará para cumplir con su cometido. Su imprsentable amigo Trócola, la anciana piloto Bacali, Ditathy el resto de la tripulación están a punto de descubrir algo relacionado con su cargamento. ¡Sube a la nave espacial Carabela, grumete! Disfruta de una aventura por el espacio recorriendo extraños planetas e interactuando con aún más extrañas criaturas. Ah, una cosita, tenemos la nave decorada estilo años ochenta y solo música de esta década suena aquí dentro. “ Sex, drogas and rock and roll”. ¡Lo vamos a pasar coñísimo”.

OKEANOS El alma del mar

Opinión:
Como la novela ya ha sido reseñada en esta misma sección de mano de David Lorén Bielsa (suscribo cada una de sus palabras), seré algo más breve de lo habítual. Todos los puntos fuertes del autor están perfectamente integrados en estas 177 páginas: diálogos muy ocurrentes, un wordbuilding que no tiene desperdicio y unos personajes extrañísimos.
Como me ha sucedido con otras novelas del autor, no es suficiente con leer unas páginas para que nos demos cuenta de la historia que nos está contando, pero cuando te metes de lleno no dejarás de leer. Ojito a esta primera parte, que todo tiene su relevancia después.
La tripulación de la Carabela es de lo más variopinta que te puedes echar a la cabeza, haciendo suyo uno de los puntos fuertes de su literatura: unos personajes muy trabajados y distintos entre sí. ¿Cuál es mi preferido? Ni puta idea, me quedo con todos. El otro es la acción, que transcurre a una velocidad que a veces te obliga a releer para que no pierdas detalle. Sinceramente, detesto esas escenas de acción que transcurren en chorrecientas páginas y que te dan todo masticado. ¿Dónde ha quedado aquello de dejar volar la imaginación y que cada uno lo visualice a su modo?
Aunque no es la primera novela en la que emplea el humor negro, creo que es aquí donde más partido le saca. Es una historia de ciencia ficción, por momentos muy friki, pero ante todo una aventura muy ingeniosa. ¿Volveremos a encontrarnos con la tripulación de la Carabela? Ojalá que sí, porque me he quedado con ganas de más.
En cuanto a nivel de satisfacción: muy cerquita de El Anticuento (hasta ahora mi novela preferida del autor). Pero si tuviera que aconsejar a un lector adentrase en su modo de entender la literatura diría La caza del ángel caído, novela reseñada por un servidor en este mismo blog. Quiero resaltar el gran trabajo de investigación que hay detrás de cada una de sus historias.

AWEN: Viajeros de la noche de Alejandra de San Cristóbal

ASC

A la autora de esta novela la conocí a través de las redes sociales, concretamente en los retos que desarrollamos algunos grupos en Facebook. Echar una ojeada a nuestros RETO LLEC en este mismo blog y sabréis de qué estoy hablando. La competitividad es tal que, hasta el mismísimo Malvakiller (personaje ideado por un servidor con el que participa en algunos de los retos mencionados) se fijó en ella y se encargó de matar a Alejandra en uno de sus retos. Ja, ja, ja.
Esta es la primera novela que leo de la autora, peo no la última. La siguiente será El maestro de ilusiones con la que participa en el PLA de este año. Mucha suerte, Alejandra.

Ficha técnica:
Autora: Alejandra de San Cristóbal
Título: AWEN: Viajeros de la noche
Género: Fantasía juvenil
Edición: 27/12/18
Páginas: 214

Sinopsis:
Fran, un chico de doce años con una triste existencia, llegará por accidente a un extraño lugar donde nada parece tener sentido. Junto a su nueva amiga Xyla, emprenderá un viaje repleto de enigmas, misterio, magía y aventuras, que le conducirá directamente a la verdad. Una verdad para la que tal vez no estén preparados, y que cambiará sus vidas para siempre.

AWEN 1

Opinión:
Si hay un género para perderse, nada mejor que la fantasía. Apta para todos los públicos, los más exigentes y, también, para aquellos que deseen adentrarse por primera vez en el género. Es una novela sin mayor pretensión que el entretenimiento y el disfrute.
Si tuviera que poner alguna pega, la primera parte de la novela se me hizo algo lenta. Pero mucha culpa tiene lo ágil que se hace la trama después, en constante crecimiento. Es una historia que despierta diferentes emociones a lo largo de sus páginas: hay momentos emotivos, divertida, tensión y mucho mucho ingenio. A los que les guste resolver enigmas, se lo van a pasar en grande.
Hago mías unas palabras que le dedicó un compañero de letras, Jesús Salas: «Un libro que nos hace sentir a todos como niños».
AWEN es la primera novela de una trilogía, pero que se puede leer de forma independiente, ya que son historias autoconclusivas. Las dos siguientes también caerán, eso lo tengo muy claro.

En tiempos de muerte: Volumen 1 de Salvador Alba Márquez

Salvador Alba

¿A quién se le ocurre leer un libro de género Z dada la situación actual? Pues a mí. Hace tiempo que no me adentraba en uno de mis géneros favoritos como lector y, después del desatre de la última temporada de The Walking Dead. Alguien le tocaba subirme el ánimo.
De Salvador Alba no os puedo decir mucho, ya que recién ha aterrizado en esto de la literatura Indie. Su primera novela, Bienvenidos a soberanía, fue publicada en septiembre del 2019. Por lo poco que he leído de él (relatos en retos) es muy inconformista, atrevido y singular.
Ficha técnica:
Título: En tiempos de muerte: Volumen 1
Autor: Salvador Alba Márquez
Género: Z (Zombis)
Edición: 9/03/20
Páginas: 170

ETDM V1

Sinopsis:
14 de abril de 2019. Unos terroristas denominados “progenocidas” atentan en la mayoria de los asentamientos militares e invaden Europa utilizando hordas de zombis. Mientras lo que queda de ejército trata de defender Europa, en España, Carlo, una persona con una vida sin altibajos y recientemente independizada en su propio hogar, tratará de sobrevivir además de tener que enfrentarse contra sus propios miedos en busca de una manera de estar lo más seguro posible en su piso, en Benalmádena, su pueblo natal. Durante el transcurso de la historia se encontrará con gente de todo tipo, entablará amistades, luchará como nunca lo había hecho y vivirá situaciones que jamás había imaginado.

Opinión:
La lectura de su primer capítulo ya merece, por sí solo, la compra de este particular libro de zombis. Esta novela tiene todos los alicientes de cualquier novela del género Z: sangre (sin caer en lo grotesco), acción trepidante, emoción, supervivencia, drama, distopía, etc. Pero también otros elementos que, igual, no son tan recurrentes en el género: frikismo, sexo… Es una novela que se lee que cumple con lo que promete: puro entretenimiento. Carlo es un personaje con el que es muy fácil empatizar, ingenioso y resolutivo como pocos. Lo peor: el tiempo que haya de esperar para leer el volumen 2.
Se trata de una historia plagada de referencias. De existir una B.S.O para la novela, estarían muy presentes los Mojinos escozíos. Casi nada.

Premio Literario Amazon 2020

plas-2020

Este año también vamos a prestar una atención especial a aquellos libros que concursan en el PLAS. Y como viene siendo costumbre, serán reseñados en este blog. Suerte a todos los participantes. Si deseas colaborar con tus reseñas de libros del concurso, puedes enviarnos un mensaje al correo que encontraras en el siguiente enunciado y te diremos cómo hacerlo.

¿Cómo puedes participar en LLECtura?

Si deseas colaborar en esta sección, ya sea como editor o como autor, ponte en contacto con nosotros en el siguiente correo: elgrupollec@gmail.com.
Nota:
Las LLECturas es una sección de reseñas sin ningún tipo de ánimo de lucro. No se acepta ningún tipo de pagos, tampoco sobornos (ni siquiera croquetas). Los autores interesados en que reseñemos sus libros tendrán que mandarnos al correo anterior mencionado la sinopsis del libro y uno o dos capítulos, para que pueda ser valorado sin ningún compromiso. En el caso de que alguno de los editores muestre interés en reseñar el libro, nos pondremos en contacto con el autor para que nos haga llegar el ejemplar de forma totalmente gratuita (no se aceptan cheques regalos), respetando en todo momento la Propiedad Intelectual tal y como dicta la ley (Art. 270 y siguientes del Código Penal).

Reto #11: RETODIA1

CSB

Cristina Bragado Sánchez

El Covid 19 nos tiene retenidos en casa, nos ha hecho ver la vida de otra manera y, por qué no decirlo, nos ha sacado nuestro lado más humanitario. Lo que nunca podrá hacer es detener la creatividad de aquellos que nos gusta leer y escribir. Y no hay mejor manera de demostrarlo que con un nuevo Reto LLEC.

¿En qué consistía el Retodía1?

El Maestro de ceremonias en esta ocasión nos propuso un reto exprés, en la que los participantes tenían que elaborar un reto de cómo sería (tirando de creatividad e imaginación) ese día 1 post cuarentena. Sin límite de género, tampoco de formato. Tan solo se pedía un título, una imagen adjunta que acompañara al texto y que el relato no superara las 400 palabras.

En esta ocasión el premio, además de aparecer con todos los honores en nuestro blog, el autor/lector que resultara vencedor podría elegir tres libros (de su autoría o no) para promocionar, con la única condición de que se tratara de miembros del grupo LLEC. Y como viene siendo habitual, la posibilidad de subir un relato inédito de su autoría.

La ganadora del reto, porque así lo decidisteis vosotros, fue Cristina Bragado Sánchez con:

DIA 1

BastonesMe he pasado estos tres meses paseando a mis anchas por hospitales y casas.
Gracias a no se sabe quien o qué he estado sin parar un segundo en el frente de batalla.
Como siempre, los hombres buenos se unen para terminar con un enemigo común y ese soy yo. Lo han logrado.
Hay seres que han sido dignos contrincantes en esta lucha, y que pese a saber del riesgo de mi visita han peleado contra mí, muchos han sucumbido; pero me hacía cada vez más fuerte.
Otros han sido tan dignos, han demostrado tanto coraje que merece la pena y serán ejemplo de entrega en esta guerra para el resto de la humanidad.
Siento el haberme llevado a muchos seres indefensos en el fin de sus días. Lo más dificil ha sido que su única compañía fuera yo. He sufrido haciendo esto.
Hoy he dejado de atacar indiscriminadamente, una vez más la especie humana han puesto su escudo para que sólo les visite cuando tenga que hacerlo y volver a nuestra pelea a veces porque toca y otras porque me lo piden.
Se que siempre existiré, pero este primer día agotada por la lucha, cuando me acerco a una posible víctima, soy yo la que tiene que protegerse, no me importa que me tengan miedo, me asusta ver que pese a haberles dado una lección sigan sin aprender que lo más importante, que lo mejor para agarrarse a la vida es vivirla, disfrutar de las personas y mirarse dentro, que ya les he enseñado que contra mí no vale ni el poder ni el dinero.
Me entristece ver que el odio, la envidia y la ira se han vuelto a comer esa solidaridad que les hizo fuertes.
No me gustaría tener que volver a recordárselo ni a llevarme más almas sin consideración. Desafortunadamente ya en condiciones normales, he cometido muchas injusticias, me he llevado a personas maravillosas con toda su vida por delante y sufro porque ni yo entiendo por qué tengo que hacerlo. Me calma el saber que a ellos les llevo a un lugar mejor.
Ójala un día no tenga que hacerlo, y que cuando lo haga no sea para hacer sufrir, sólo para hacer justicia, no por capricho, ni por iras ni poder.
Por ahora os dejo con una nueva oportunidad de vida. Ahora soy yo la que entra en cuarentena y en servicio habitual

#YOMEQUEDOENCASALEYENDO

De acuerdo a nuestra proposición de recomendar lecturas para hacer más amena esta cuarentena, estos son los tres libros designados por la ganadora del retodía1 para #yomequedoencasaleyendo:

Oscuras IntrigasOscuras Intrigas de Margoth Costa

Los Salvattore son el clan más poderoso del crimen organizado de New Jersey. Adala, la sobrina del patriarca, es una mujer fría, calculadora y letal, que no duda en eliminar a quien le haga falta para lograr sus objetivos. Ella cree ser dueña de su propio destino y que nada escapa de su control. Tevarath es un vanth, un demonio etrusco. Su anhelo más profundo es que las puertas del inframundo se abran para él. Condenado por ser mitad humano, el único modo de poder tomar el puesto que le corresponde, es ejecutar una antigua venganza y acabar con la heredera del clan. Adala tiene solo nueve días para evitar que su alma acabe en el estómago de ese demonio, y que todo vuelva a su estado natural. Pero cuando uno de sus clubs es asaltado por un grupo de mercenarios, el pacto con este pasa a un segundo plano. Su único pensamiento será dar caza al traidor y mantener la reputación de su familia. Los demonios y las aspiraciones pueden esperar. Un desafio a los Salvattore, no.

 

el-incidente-crettaEl incidente Cretta de David Lóren Bielsa

Año 2587. Cuando Elika Razdan despierta, solo recuerda que es una observadora del Cuerpo Estelar de la Republica, enviada a estudiar la viabilidad de una colonia minera en el planeta Cretta. Sin embargo, pronto descubrirá, gracias a sus superiores, que toda la colonia ha perecido y ella es la única superviviente de un desastre de proporciones apocalípticas. Por ello, con la ayuda de un dispositivo tecnológico que extraerá sus recuerdos, tendrá que revivir lo sucedido, a la vez que descubre la aterradora verdad que su mente ha bloqueado.

 

ECC Libro FísicoEl caso Colmillitos de JL Prieto

Me llamo Álex Torres y soy periodista. Mi especialidad son los asuntos que vosotros, la gente de a pie, se toma a broma o califica de pseudoperiodismo. Aunque de eso nada.

El caso Colmillitos fue mi primera aventura: un viaje al submundo oculto en Madrid que revolvería asuntos que ni mucho menos tenía olvidados, me obligaría a enfrentarme a gente poderosa, a jugarme el pellejo varias veces y a demostrar que mi flor en el culo sigue intacta.

Esto no es un thriller sobrenatural al uso, ni siquiera una historia de vampiros; es mi jodida historia. Así fue como pasaron las cosas o, al menos, así las recuerdo…

 

RELATO INEDITO

 

UNA CITA

Esc y BastLos rayos del sol entraban por la ventana anunciando el comienzo de un nuevo día. La cama sin hacer y revuelta. La noche había sido muy agitada. Le dolía todo el cuerpo. El tiempo no pasaba en balde y el colchón tenía demasiados años e historias por contar.

Con parsimonia se dirigió a la ventana, levantó la persiana, que inundó de luz toda la estancia. La abrió. Notó en el cuerpo el frío de un día de invierno. Necesitaba un abrazo de buenos días y oler un café que alguien, con mimo y pensando en ella le preparara para desayunar… Pero no había nadie. Estaba sola. Solo quedaba, en ella y en las sábanas el recuerdo de la noche anterior de su acompañante ocasional, no había sido memorable. No le había hecho estremecer; solo sexo y no muy placentero, era un inexperto pese a estar casado. Sonrió pensando en la pobre mujer que se acostara con él. Retiró las sábanas y las metió en la lavadora.

Se dirigió a la ducha mirando el móvil, comenzando el día, seleccionando entre mil frases una que pudiera colgar en su perfil para saludar a sus múltiples amigos virtuales. Procuraba que no fuera nunca de desesperanza y que además fuera provocativa. Se trataba de relacionarse y de, quizá, encontrar a otro candidato para darle calor en las noches, aunque sólo fuera una. De sentirse acompañada aunque en la realidad de su vida se sintiera sola, sin nadie con quien hablar ni descolgar el teléfono. Pero eso no la preocupaba, estaba acostumbrada… lo que no llevaba tan bien era la falta de calor humano.

Puso música y dejó correr el agua, se miró en el espejo deleitándose en cada curva, observando lo que había cambiado en su cuerpo desde el día anterior. Todo estaba en su sitio, ninguna arruga más y el cansancio habitual. Tarareó la canción y pasó a borrar con jabón los restos de su último amante.

Pensó en una historia nueva para empezar a escribir. Y mientras lo hacía aprovechaba para acariciar su cuerpo dándose los buenos días. Al terminar, salió con cuidado y se enroscó el pelo en una toalla y el cuerpo en otra. No le importaba mojar el suelo camino de la cocina para prepararse el café.

Volvió a mirar el móvil mientras se calentaba la leche. En el privado dos mensajes. Por fin uno de los que ella consideraba interesantes e inalcanzables, había decidido venir a verla pretextando un viaje de trabajo. Era muy bueno en el sexo virtual, siempre conseguía hacerla temblar, así que con que fuera la mitad de potente en la realidad, sabía que acabaría plenamente satisfecha. Eso le excitó. Jugaron con las palabras, se provocaron y se pararon para continuar por la noche, cuando se vieran.

Se le quedó el calor en el cuerpo. Ahora sí que se estremecía pero mantenía la sensación. Le gustaba esa necesidad camino del placer, le gustaba sentirse así, deseada. No tenía nada mejor que hacer así que repasó todas las conversaciones que durante un año habían mantenido como si fuera un libro de literatura erótica. Se le pasó la mañana así, y cuando se quiso dar cuenta era la hora de la siesta y comenzó a preparar todo.

Lo primero fue recoger y limpiar la casa, echar unas gotas de su perfume en el cubo de fregar el suelo y en los trapos de limpiar el polvo. Su casa tenía que oler a ella. Hizo la cama con las mejores sábanas que tenía. Preparó un baño de espuma. A partir de ese momento se arreglaría sólo para él, como un regalo. Se aseguró de no dejar ni un trozo de piel sin ser acariciada por sus dedos untados en crema. Nada más, la ropa interior tenía su aroma siempre. Escogió un conjunto de lencería negra, se miró en el espejo y se gustó.

Eligió ropa cómoda, habían quedado en casa, un jersey amplio de lana que dejara uno de sus hombros al descubierto y un pantalón de chándal, todo muy casual pero estudiado. El pelo secado al aire, y muy poco maquillaje. Sabía que a él lo que más le gustaba era que ella fuera natural . Entonces cayó en la cuenta de que sólo había visto su rostro. Toda su relación se basaba en la imaginación, la templanza que había mantenido hasta ese momento se tornó en nerviosismo y excitación por saber cómo sería su cuerpo. El último paso fueron las velas aromáticas. Un último vistazo por la casa y sentarse a esperar, quedaban unos quince minutos para su llegada.

Cuando sonó el timbre, pese a esperarle, se sobresaltó, pero abrió despacio con una sonrisa y pose ensayada que ya le salía como si fuera suya propia. Se quedó congelada. Delante de su puerta había un hombre amarillo, con ojeras, delgado hasta la extenuación y tembloroso que levantó los brazos para abrazarla. La sensación de repulsión le provocó una nausea y como buenamente pudo le dijo nerviosa que se había equivocado, no le preguntó ni su nombre, le intentó cerrar la puerta pero él puso su mano y su pie impidiéndoselo. La cogió del brazo y le habló de forma brusca.

–Soy yo, soy Juan. ¿Qué pasa?. ¿No te gusto?. Sólo he perdido un poco de peso, cosa normal cuando estás en la trena. Vengo a hacer realidad tus sueños preciosa. Hoy es mi primer día en libertad ¡No me jodas!

–Yo lo siento, pero es que no tienes nada que ver, yo no sabía nada de esto. No me gustas, por favor márchate o llamo a la policía –le dijo nerviosa, no podía parar de temblar. Estaba asustada. Intentaba con todas sus fuerzas cerrar la puerta pero era imposible. El móvil estaba cerca, pero no podía cogerlo.

Con un empujón entró en su casa y la tiró al suelo, cerrando la puerta tras de sí. Agradeció en ese momento tener en el paragüero el bastón con mango de su abuelo, y mientras el la intentaba manosear y forzar tapándole la boca, ella extendió el brazo y lo alcanzó comenzando a golpearle con todas sus fuerzas, él centrado en conseguir su objetivo se limitaba a recibir esos golpes en la cabeza, estaba empezando a sangrar pero seguía restregándose sobre ella. Su aliento era putrefacto.

En uno de esos golpes el mango se quedó incrustado. A fin de cuentas algo le debía de servir hacer pesas todos los días y su agresor cayó a plomo sobre ella tras un espasmo muy fuerte.

Aterrada y como pudo salió de debajo de él y llamó a la policía. No respiraba y la sangre empezaba a manchar toda la entrada. Se acurrucó a esperar y pensó que esos juegos peligrosos se habían terminado para siempre, que dejaría de vivir en ese chalet, y que quizá a partir de ese día, debería de volver a conocer a la gente en persona y buscar abrazos de verdad y no juegos de una noche.

Cristina Bragado Sánchez