Convocatoria Antología benéfica “Gritos y Pesadillas”

¡Hola a todos! Nos complace anunciar que ya tenemos por aquí una nueva convocatoria para una nueva Antología benéfica, aunque, estad atentos porque en lo que queda de año pensamos sacar no una, sino ¡dos antologías!

Como bien sabréis los que ya conocéis las antologías del grupo, y para quienes no lo sepáis aún, los beneficios recaudados  irán a la Fundación “Hospital amic” de Sant Joan de Déu de Barcelona para la humanización y apoyo del tratamiento de cáncer y la leucemia infantil.

Antología benéfica Gritos y Pesadillas. 40 relatos terroríficos y sobrenaturales.

En principio, Gritos y Pesadillas contará con 40 relatos, a no ser que por decisión del jurado no se llegue al número de relatos aceptados, en cuyo caso la antología estaría compuesta por 25.

Dicho esto, todo aquel que quiera participar en esta convocatoria, deberá seguir las siguientes bases:

  • Podrán participar todos aquellos que así lo deseen, indistintamente de cuál sea su nacionalidad o residencia.
  • Cada autor/a podrá presentar un solo relato.
  • El tema será terror y sobrenatural.
  • *Sobrenatural: demonios, ángeles, espíritus, fantasmas, ánimas, poltergeist, brujas, vampiros y licántropos (si se deben a una maldición), maleficios, vudú… No confundir con fantasía (para esta antología debe estar enfocado al terror).
  • Deberá estar escrito en lengua española.
  • Deberá ser un relato inédito, que no haya sido presentado a concurso, publicado en webs, en obras, ni seleccionado en otras ediciones.
  • El relato ha de presentarse en archivo Word o similar, NUNCA en PDF ni con otra extensión no editable.
  • Los relatos deberán tener una extensión mínima de 1000 palabras y una extensión máxima de 2500 con un interlineado de 1,5.
  • *Dentro del documento debe aparecer el nombre del autor y de la obra e indicar tres obras publicadas que aparecerán al final del libro. Si no tenéis obras publicadas también está la opción de indicar la dirección de vuestro blog. Asimismo, el archivo enviado debe estar nombrado como el título del relato. Ejemplo: si mi relato se llama Mariloles pues el archivo que enviéis tiene que llamarse Mariloles.doc, Mariloles.docx, etc.
  • Aunque habrá un grupo de correctores para la antología, por favor, enviad el relato lo más revisado y corregido posible.
  • Los relatos deberán enviarse al mail: llecgrupo@gmail.com poniendo en el asunto: ANTOLOGÍA RELATOS DE TERROR Y SOBRENATURAL
  • El plazo de recepción de los relatos comenzará el día 1 de junio y finalizará el 1 de agosto.
  • Después de estas fechas, una vez que el jurado haya seleccionado los relatos, se anunciará en el blog y en el grupo LLEC a los ganadores.

A tener en cuenta:

  • Los autores participantes deben comprometerse, en el caso de que su relato salga seleccionado, a no publicar dicho relato en webs, blogs u otras páginas (no aplica para libros propios).
  • Los autores participantes no recibirán una copia gratuita de la antología. Es un proyecto benéfico.
  • El escritor estará de acuerdo con que por necesidades de corrección, se realice a su relato una corrección ortotipográfica y de estilo.
  • El fallo del jurado será inapelable.
  • Cualquier relato que no cumpla con las condiciones anteriormente expuestas quedará desclasificado de manera automática.

Y bien, por el momento, esto es todo. ¡Escribe tu mejor relato de terror o sobrenatural y mucha suerte! Pero, cuidado con los respiros, la próxima antología benéfica tendrá que ver mucho con niños.

¡Hasta pronto!

Anuncios

Stephen King, el rey del terror

Hoy, en Maestros del Género, tenemos el placer de presentarles a uno de los grandes del terror, un hombre que nos ha quitado horas de sueño poblando nuestras pesadillas con los seres más infernales producidos por la mente humana… ¡Hoy, con todos ustedes hablaremos de (¡redoble de tambores!) Stephen King!

¿Quién es Stephen King?

1

(1947- )

Nació en Portland, EE. UU. Se crió con su madre y su hermano, pues cuando tenía sólo dos años, su padre decidió abandonarlos y su madre se encargó de todo.

Por si eso no fuera ya suficiente desgracia, siendo niño presenció el atropello de uno de sus amigos cuando jugaban en las vías del tren.

Con gusto por las novelas y el cine de terror, comenzó a escribir desde pequeño, vendiendo sus primeras historietas en el colegio, como él mismo revela en Mientras escribo, una obra mezcla de biografía y manual de consejo para escritores.

«Me eduqué en el amor a la noche y los ataúdes que no se quedan quietos». Mientras escribo.

Con muchos esfuerzos económicos, asistió a la universidad en Maine, donde conoció a la que sería su esposa, Tabitha King, otra excelente escritora.

Después de trabajar en diversos puestos y recibir muchos rechazos editoriales, el joven Stephen escribió su primer éxito editorial, Carrie, que enseguida fue adaptada al cine.

«Se burlaron de Carrie por última vez». Carrie.

Este primer éxito se lo debemos a su inteligente esposa, Tabitha, que descubrió en la papelera el manuscrito de la novela a medio terminar y que Stephen, en un bajón de ánimo había tirado. Tras leerlo, le insistió en que lo terminara, ya que lo consideraba bueno y poco tiempo después llegó el boom y su vida se convirtió en un éxito tras otro. No es de extrañar, pues, que Tabitha se convirtiera en su lectora beta predilecta y sea siempre la primera en leer sus obras.

2

Enumerar todas sus obras sería una auténtica locura, habida cuenta de lo prolífico que es, pero sí podemos decir que entre sus obras más aclamadas están Cementerio de animales, El misterio de Salem’s Lot, Cujo, Misery, It o el mítico El resplandor, todas ellas con su correspondiente versión cinematográfica.

Pero, lamentablemente, cuanto más subimos, peor es la caída. Y como le ha pasado a muchos de los grandes, Stephen tuvo la suya: entre 1970 y 1980, Stephen tuvo problemas de adicción con el alcohol y las drogas, de los que posteriormente se recuperaría con una gran fuerza de voluntad. No todas las personas que padecen estos problemas son capaces de hacerles frente, pero cuando Stephen vio su problema por sí mismo (una vez tiró la bolsa de la basura llena de latas de cerveza tras estar solo en casa durante todo el día y se sorprendió a sí mismo al ver tantas) quiso ponerle remedio y lo consiguió. Es posible que esto le afectara de forma inconsciente al escribir algunas de sus mejores obras, como El resplandor, que tiene como protagonista a un niño con un padre alcohólico o Doctor sueño, escrita muchos años después, cuando ya estaba recuperado y que trata sobre el pequeño protagonista de El resplandor, que crece cayendo también en el alcoholismo y le hace frente hasta superarlo. Durante este período, Stephen escribió varias novelas de las que ni siquiera se acuerda debido a su estado, como él mismo ha llegado a confesar.

«La mente era una pizarra. El alcohol era el borrador». Doctor Sueño.

Años después de haber superado este problema, Stephen sufrió un atropello cuando regresaba a casa tras un paseo en el verano de 1999. Después de cinco operaciones en diez días, estuvo un tiempo sin poder escribir y, cuando pudo volver a sentarse sólo podía hacerlo a ratos a causa del dolor. Por fortuna, también superó este obstáculo y con tiempo y mucha rehabilitación mejoró.

4

En los últimos años, Stephen ha recibido varios premios y ha sido vanagloriado por unos sectores de la crítica y vapuleado por otros. En cualquier caso, desde su accidente, este dinosaurio de las letras comenzó a tomarse la escritura con más calma y a escribir a un ritmo algo más lento. Incluso ha colaborado con su hijo, Owen King, en la novela Bellas durmientes. De lo que no hay duda es de que Stephen es un hombre de familia y letras, un tipo sencillo, como demuestra en todas sus entrevistas, con un estilo inconfundible en cada una de sus obras y al que le importan un pimiento lo que la crítica opine de sus obras, no en vano, él mismo afirma:

«Soy el equivalente literario de un Big Mac y patatas fritas».

Stephen y el terror

Como ya sabemos todos, Stephen King es uno de los autores más leídos e influyentes en el género de terror. Sus historias suelen partir, como él mismo cuenta en Mientras escribo, de una situación cotidiana (por ejemplo: una entrevista de trabajo en El resplandor, una mudanza en Cementerio de animales o un accidente de tráfico en Un saco de huesos) para, así, lograr que el lector enseguida empatice con su protagonista. No olvidemos que Stephen es un escritor de brújula, como suele decirse, es todo un aventurero y no suele planificar cómo irá la novela, sino que se deja guiar por esa situación inicial para ir escarbando en los recovecos de su personaje y, una vez que consiga encariñarse con él, al igual que sus lectores, comenzar a hacerlo sufrir.

5

Su estilo de narración es ameno, sencillo, sin florituras innecesarias y, sobre todo, sincero. Puede que a veces te encuentres con que la novela comienza con un montón de páginas en las que hay una acción nula hasta que comienzan a salir los fantasmas, pero incluso esas páginas resultan fáciles de leer por ese estilo suyo tan inconfundible que hace que los diálogos fluyan y te hagan sentir que conoces a los personajes de toda la vida.

Si hay algo que se destila de sus obras es la crítica a la hipocresía social. Sus personajes secundarios, en muchas ocasiones, esconden algo. A veces pueden ir disfrazados de buenos samaritanos a pesar de que en sus corazones guarden algún secreto negro o, simplemente, sean del tipo de persona que gusten de aparentar, como pasa, por ejemplo, con los vecinos en Un saco de huesos, que ocultan al protagonista el misterio del lago junto al que vive, o la dueña del hostal en El misterio de Salems’s Lot, que mantiene la apariencia de viuda intachable a pesar de tener un amante.

3

No podemos olvidar, tampoco que ese estilo reposado del comienzo de todas sus obras es heredado de Lovecraft, de quien Stephen se proclama admirador, pues Lovecraft también jugaba mucho con eso, con la lentitud de los comienzos hasta que hacia la mitad del relato todo se convertía en una vorágine de acciones.

Pero, sin duda, lo que define a Stephen como uno de los mejores escritores de terror, desde mi punto de vista, es su forma de conseguir que las cosas más cotidianas inspiren pavor. Con It consiguió que todos temiéramos las alcantarillas e, incluso, de los sumideros del aseo por si acaso aparecía un payaso asesino (¡imposible olvidar la escena en que la pequeña Beverly Marsh ve brotar sangre del lavabo!), con El resplandor consiguió hacernos recelar de los hoteles (¡sobre todo de los que tengan un jardín de setos con forma de animales!) y con Un saco de huesos nos hizo estremecer con los imanes del frigorífico. Y así mil ejemplos más. Creo que es en esos detalles donde reside su grandeza como autor de terror; en su forma de plantear el miedo incluso en los detalles más nimios.

¿Hablamos de su mejor obra?

Me resulta muy difícil escoger una. Todas las que he mencionado hasta ahora las he leído y me cuesta decidir. Pero hoy me decanto un poco más por It, tal vez porque la primera vez que la leí fue a ratos en un rincón oscuro y solitario, situado justo al lado de unos aseos públicos que estaban averiados, y de vez en cuando sonaba un goteo escalofriante desde una cisterna que me ponía los pelos de punta conforme leía. Cada vez que oía ese sonido, me venía a la cabeza la frase con la que el payaso Penywise trataba de atraer a sus víctimas:

«Todos flotan». It.

Por si acaso alguien no conoce el libro ni ninguna de las dos versiones cinematográficas, explicaré brevemente el argumento:

En una ciudad de Maine comienzan a parecer niños asesinados de una forma brutal, con los cadáveres desmembrados. Una de las víctimas es el hermanito pequeño de Bill el Tartaja, un niño que junto con sus amigos forma el «Club de los perdedores» y decide matar al asesino, con quien todos, de manera individual, han tenido un encontronazo del que han logrado salir indemnes. El asesino no es otro que un payaso multiforme, capaz de transformarse a su antojo en los peores temores de sus víctimas. Una vez que logran encontrar su guarida lo combaten, pero, ¿cómo matar a un ser tan extraordinario? Los niños no saben si lo han conseguido o no, por lo que realizan un solemne juramento para volver si en el plazo de treinta años se repiten los crímenes.

«El hogar es ese sitio donde, cuando tenemos que volver, están obligados a recibirnos». It.

Esta obra, llena de terror y sobresaltos, pero también de momentos tiernos y dulces, me transportó a mi propia infancia, donde lo más importante eran las bicicletas, las golosinas y, sobre todo, la imaginación. Stephen consigue con esta obra hacer lo que muy pocos autores consiguen: crear héroes creíbles y llenos de fortaleza a pesar de ser niños. Todos y cada uno de los miembros del «Club de los perdedores» es duro de pelar a su manera, no en vano consiguen hacer frente al payaso asesino con ingenio, inteligencia, coraje y, sobre todo, con una perseverancia y fuerza de voluntad increíbles.

7

Esa importancia de la infancia como un estado de fuerza, imaginación, amistad y valentía se hace aún más patente durante los pasajes de los protagonistas como adultos, donde tienen la gran carencia de haber crecido y no creer ya en las mismas cosas a causa del desengaño en que nos sume la vida y la sociedad con el paso de los años. Pronto descubren que deberán recuperar esa parte infantil de su ser que han perdido para poder hacer frente al payaso Penywise.

«Tal vez no existen los buenos y los malos amigos; tal vez sólo hay amigos, gente que nos apoya cuando sufrimos y que nos ayuda a no sentirnos tan solos. Tal vez siempre vale la pena sentir miedo por ellos, y esperanzas, y vivir por ellos ». It.

Podría seguir escribiendo un párrafo tras otro sobre esta novela y las otra muchas de Stephen King (creo que ya se ha notado lo mucho que adoro a este autor), pero creo que este artículo ya es bastante largo y no lo quiero extender más. Por ello, sólo me resta por deciros que, si lo habéis leído ya, seguro que coincidiréis conmigo en que escribe genial y, si aún no lo habéis hecho, espero, al menos, haber picado un poco vuestra curiosidad.

¡Nos vemos más adelante con otra entrada en la sección de Maestros del Género!

4-Stephen King

Libro conjunto de escritores del grupo LLEC

Con motivo de Halloween, queremos publicar un libro con 40 relatos de terror (más o menos) de diversos escritores del grupo de Facebook. Un escritor, un relato.

Halloween Pumpkins On Wood In A Spooky Forest At Night

¿Dónde lo publicaremos?

Este libro será publicado en Amazon, en formato Ebook y en formato físico a un precio reducido todavía por determinar.

¿Dónde irán las ganancias de este libro?

r4ucjhekPues bien, la primera intención era ponerlo gratis. Sin embargo, hemos estado valorándolo y creemos que sería bonito colaborar con una buena causa, por eso, las ganancias irán a una ONG: SaveTheChildren. 

Ahora viene cuando os decís… ¡Eh! ¡Me mola la idea!

¿Dónde envío mi relato?

Los escritores que quieran participar deben enviarlo a la siguiente dirección: libroslectoresescritorescafe@gmail.com

El relato debe ser de Terror, con un mínimo de 200 palabras y un máximo de 2.500.  Debéis indicar el nombre del autor y las obras que tiene publicadas, ya que después de cada relato indicaremos el nombre de quien lo ha escritor y sus libros.

Una vez recibido, será leído por el equipo de administradores para valorar su calidad literaria y decidir si es apto. Pues sí, es un libro que será comercializado y debe tener una mínima calidad literaria.

14691146_10153978948451961_5300120120505966846_n

Portada del libro de relatos

La fecha límite para recibir relatos será el 31 de octubre. El libro se publicará por los alrededores del 7 de noviembre.

¡Animaros a participar!